Ciudad de México, 10 de julio de 2020. – El Tribunal Supremo de Estados Unidos obligó ayer al presidente Donald Trump a entregar sus declaraciones de impuestos a un fiscal que lo investiga en Nueva York, pero es muy improbable que esos registros lleguen a manos de la justicia antes de las elecciones del 3 de noviembre.

La mayoría conservadora del Supremo concedió una victoria agridulce a los fiscales y miembros de la oposición demócrata que desde hace más de cuatro años exigen que el gobernante publique sus declaraciones de impuestos, algo que han hecho todos sus antecesores a lo largo de la historia, pero que él se ha negado a hacer.

El tribunal había examinado el tema en dos casos distintos, uno relacionado con el reclamo a Trump de las autoridades de Nueva York y otro vinculado a la investigación abierta por la oposición demócrata en la Cámara de Representantes, destinada a identificar posibles conflictos de interés del presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *