CDMX a 28 de julio de 2020.- Con 50 años de trayectoria profesional y casi 70 de edad, Jaime Hinojosa, bailarín, coreógrafo y director de la compañía Mezquite Danza Contemporánea, de Torreón, Coahuila, se retira de la labor dancística para dar oportunidad a nuevos creadores.

Con nostalgia en su voz comenta en entrevista que, durante el tiempo que se ha quedado en casa ante la contingencia sanitaria, ha reflexionado sobre su trayectoria y, afirma, lo ha llevado a aceptar que es momento de pasar la estafeta.

“Te voy a ser sincero, siento que ya terminé mi labor en Torreón, a lo que vine, ya lo cumplí. Para mí, la danza seguirá siendo el centro de mi vida, porque no concibo mi vida sin ella, a pesar de que ya estoy pensando en la fantasía de que ya terminé y en que hay que soltar la rienda”.

Entre los muchos los logros obtenidos en la Comarca Lagunera, comenta, se encuentra el tener finalmente la licenciatura en Escuela Municipal de Danza Contemporánea de Torreón desde hace ocho años.

Su historia con Mezquite Danza Contemporánea inició hace dos décadas y media, con el objetivo de continuar con su proceso creativo y de compartir la enseñanza recibida de su gran maestro Raúl Flores Canelo, con quien inició su carrera profesional como bailarín a la edad de 22 años en el Ballet Independiente (1974 a 1993).

En 1996 decidió irse a provincia para instalar su proyecto y levantar la danza en un lugar donde esta disciplina difícilmente se defendía. Así es como funda Mezquite Danza Contemporánea, que se convierte en el Alma Mater de la Escuela Municipal de Danza Contemporánea de Torreón, donde han crecido paralelamente, con Jaime Hinojosa como director y fundador.

“Fue muy arriesgado de mi parte, pero ha sido muy fructífero. Intenté crear un principio de compañía con alumnos que empezaban a cursar el segundo año de la Licenciatura de Danza, de ahí nació la compañía Mezquite, y aquí siguen, fieles, sinceros y honestos, escribiendo esta historia”, recalca el entrevistado.

Jaime Hinojosa, quien, a lo largo de sus casi 50 años como bailarín profesional, ha recibido clases de personalidades como: Rossana Filomarino, Reyna Pérez, Bob Cohen, Clover Roope, Berthrand Ross, Merce Cunningham y Tim Wengerd, sus pilares y maestros que lo han alimentado para transmitir sus enseñanzas en el salón de clases bajo el principio de que “todo proceso educativo debe ir acompañado de un proceso artístico, de un núcleo referencial que lo sustente”.

“En provincia la danza existe por la terquedad y la obstinación de quienes la hacemos, la disfrutamos, la practicamos, de quienes la empiezan a entender y de quienes la demandan. En estos últimos 10 años la demandan los jóvenes. Para mí es un gran premio, porque los jóvenes son los dueños del siglo XXI”, refiere el maestro Hinojosa, miembro del Seminario de Cultura Mexicana y acreedor de la medalla “Una vida dedicada a la danza” por parte del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

La obra artística de Mezquite Danza Contemporánea se define, según su fundador, con un marcado humanismo, alejado de apariencias superfluas, oropel, pirotecnias o propaganda, “por eso la compañía se ha tornado en un núcleo de referencia no nada más local, sino también regional, y habiendo participado en festivales nacionales, en temporadas del INBAL, en la Covarrubias, en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes”.

Mezquite también ha participado en las temporadas “Otras latitudes” del Teatro de la Danza del INBAL. Realizó una residencia en el Teatro del Bicentenario en León, Guanajuato. Con Camerata de Coahuila ha emprendido el montaje de las óperas Orfeo y Eurídice de Gluck, Dido y Aeneas de Purcell, Rigoletto de Verdi y La caja de juguetes de Debussy.

Su trayectoria le ha llevado a obtener apoyos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) en Coinversiones; CONACULTA/INBAL “México en escena” y Proyectos de Inversión en la Producción de Danza Nacional 2012; Grupos artísticos por el Instituto Coahuilense de Cultura (ICOCULT) e Instituto de Cultura del Estado de Durango (ICED).

Algunos de sus bailarines también han recibido apoyos en Jóvenes Creadores y Creadores Escénicos por Fonca y Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA) regionales, por desarrollo artístico. Asimismo, EFIDANZA 2017 y 2019.

Con saldo a favor, dice el entrevistado, ahora visualiza el cambio de estafeta en la Compañía Mezquite. Hinojosa explica que deja una plataforma de danza contemporánea impulsada por jóvenes entusiastas con los que se han creado nuevos cuadros, nuevos mandos, nuevas compañías a través de la escuela, es decir, con un movimiento que se multiplica y un movimiento con sus propias propuestas coreográficas.

“A los jóvenes les doy las herramientas para que dirijan su sensibilidad del humanismo, y les grito todos los días que bailen y que se atrevan a hacer algo diferente, que no se estanquen, que experimenten, que no se casen con lo que les enseñamos sus maestros, que vayan más allá, que nos rebasen, al final es lo que nos ha hecho tan diferentes”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *