Ciudad de México, 25 de junio de 2020. – La Secretaría de Inclusión y Bienestar Social (Sibiso) del gobierno capitalino sólo ha requerido de recursos adicionales por 4.5 millones de pesos para las acciones emergentes que ha implementado para reforzar la atención a población en condiciones de vulnerabilidad por la pandemia de Covid-19.

 

La titular de la dependencia, Almudena Ocejo Rojo, informó que acciones como los comedores emergentes y el acompañamiento a personas adultas mayores sin red de apoyo familiar o social se realizan con los recursos asignados a los programas y acciones institucionales que realiza de manera regular la dependencia, para los que tuvo este año un monto asignado de 2 mil 565.7 millones de pesos.

 

Explicó que la Sibiso dispone de recursos de la acción institucional denominada Atención Social Inmediata a Poblaciones Prioritarias (ASIPP), destinada a minimizar el impacto ocasionado por desastres, contingencias o emergencias naturales en población en situación de vulnerabilidad, que este año incrementó su presupuesto de 53 a 122 millones de pesos, de los que únicamente ha dispuesto de 4.5 millones.

Refirió que dichos recursos adicionales se han destinado a garantizar condiciones de seguridad para población que es atendida por la Sibiso y para el personal de la dependencia como es el caso de las brigadas, que «no han dejado de estar en territorio con el riesgo que eso conlleva y en general todos los equipos que trabajan en atención social, que han demostrado gran compromiso y calidad en la atención en una época en que es muy complicado”.

 

En una mesa de trabajo con con la Comisión de Inclusión, Bienestar Social y Exigibilidad de Derechos Sociales del Congreso capitalino, que preside la diputada de Morena, Marisela Zúñiga Cerón, Ocejo, informó que adicional al trabajo que ya realizan las brigadas en la atención a población en situación de calle, la entrega de los kit Covid y en las brigadas informativas de salud, iniciaron una nueva acción social, con comerciantes informales que han debido reactivar sus actividades para tener ingresos, particularmente los que trabajan en cruceros y plazas públicas y en la zona del Centro Histórico, para suministrar gel y cubrebocas, que se han entregado 5 mil 500 personas.

 

Señaló que uno de los efectos positivos de la pandemia en el trabajo que realiza la dependencia con población en situación de calle es la implementación de un nuevo modelo de atención, de seguimiento individual y atención psicoemocional, que permitió identificar a unas 200 personas de la 820 que se atiende en albergues, que podrían dejar de vivir en los espacios públicos.

 

Destacó la relevancia que está tomando en esta pandemia el tema del derecho a la alimentación, al registrase un incremento de entre 20 a 25 por ciento de personas que están acudiendo a los Comemóvil instalados fuera de hospitales y a los comedores públicos.

 

Explicó que a partir de que un 20 por ciento de comedores permanecen cerrados por estar en espacios públicos que no garantizan tener el distanciamiento recomendado o porque las personas que están a cargo son mayores de 60 años o padecen alguna comorbilidad y están en una situación de peligro por contagio, permitió la instalación de 10 comedores móviles y 18 emergentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *