CDMX a 21 de marzo (Noticias México).- Concesionarios del transporte público de pasajeros de la Ruta 17, integrados en la Fuerza Amplia de Transportistas (FAT) en la Ciudad de México, informaron este viernes que mantienen en buenas condiciones de higiene sus unidades.

En comunicado, señalaron que en la actual emergencia sanitaria, se realiza un esfuerzo económico para mantener el servicio sin reducir unidades, ni subir el pasaje, y sobre todo, cooperar con las medidas de prevención de riesgos.

Lo anterior, al sanitizar las unidades minutos antes de ser abordadas, además de brindar a los usuarios un poco de gel antibacterial, indicó Alberto Monroy, secretario general de la Ruta 17.

Acompañado de sus compañeros del ramal, -de la estación del Metro Tacuba a Tlalnepantla, Arboledas y Valle Dorado-, señaló que la afluencia de pasajeros ha disminuido en hasta 80 por ciento, ya que recorren la zona industrial de Tlalnepantla, además de algunas zonas escolares de nivel universitario, que ahora están sin actividades.

Empero, resaltó que cumplen con los acuerdos a los que llegaron con las autoridades el 18 de febrero, entre los que está la utilización de uniformes, tener las unidades limpias y observar conductas de servicio más empáticas.

De acuerdo al primer punto entre los transportistas y la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México -explicó- los operadores “deberán portar de forma permanente el uniforme con el logotipo de la ruta o empresa donde presten su servicio, y participarán en los programas de profesionalización que incluyen áreas como capacitación y sensibilización en temas fundamentales de la agenda social”.

Monroy dijo que esta parte del acuerdo se cumple a cabalidad, a fin de recibir a cambio, que se cumpla con la promesa de un incremento de tarifa o subsidio, además del bono de chatarrización para quienes busquen renovar sus unidades que en este momento, es casi imposible poder comprar un autobús que cuesta arriba del millón de pesos, destacó.

El dirigente de los transportistas aseguró que la tarifa mínima que requieren es de 10 pesos para prestar un servicio de primera, pese a que no se asemeja a los 12 pesos que cobran los usuarios en el Estado de México, mientras que ellos comienzan cobrando cinco pesos los primeros cinco kilómetros en una ruta que recorre 23 kilómetros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *