CDMX 17 de agosto del 2020.- El Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura reportó un segundo desove de coral en cautiverio en los sistemas de cultivo del Centro Regional de Investigación Acuícola y Pesquera en Puerto Morelos, en el estado de Quintana Roo.

El equipo encabezado por la Doctora Claudia Padilla, informó de un segundo evento de desove de Coral Cerebro, con diferencia aproximada de un mes, lo cual reafirma que se ha conseguido descifrar las condiciones exactas para lograr la reproducción sexual de esta especie de coral en cautiverio.

La observación importante en esta ocasión es que las colonias que intervinieron en el desove fueron diferentes a las que desovaron el mes pasado, y que provienen de localidades diferentes, lo cual indica que existen ciclos gaméticos distintos en función del lugar de procedencia.

De acuerdo con la experiencia anterior, el desove de coral produce cerca de 500,000 larvas, que es el primer estadio del ciclo de vida de los corales, de las cuales cerca del 40% lograrán su proceso de metamorfosis y solamente entre un 5 y 10% sobrevivirán a los 3 meses, ya que esta especie presenta una alta mortandad inicial. Sin embargo, esto representa entre 25,000 y 50,000 colonias de coral que deberán mantenerse en cultivo bajo condiciones controladas hasta cumplir el año de edad, para posteriormente evaluar la posibilidad de introducirlos en el arrecife.

El Inapesca, en conjunto con el Gobierno de Quintana Roo, iniciaron el proyecto de producción de corales y restauración de arrecifes coralinos en el año 2017, y se tiene proyectado que concluya en 2022. El objetivo es producir 265,000 colonias de coral, y a la fecha se han conseguido poco más de 90,000 colonias, lo cual representa el 35% de avance, con la meta de mantener el máximo rendimiento para una producción anual de 60,000 corales en los últimos 3 años del proyecto.

Actualmente el “síndrome blanco”, enfermedad que puede atribuirse a diversos factores,  afecta a una gran cantidad de especies de coral; por esa razón el rescate de colonias de estas especies y su reproducción sexual en cautiverio representa un gran logro, ya que estos organismos crecerán en ambientes controlados, lejos de las fuentes de contaminación, y resulta ser una estrategia efectiva para impedir su extinción local en los arrecifes de Quintana Roo.

En este mismo sentido, el Inapesca aporta material de gametos para apoyar el trabajo de reproducción y  criopreservación de gametos que lleva a cabo la Universidad Nacional Autónoma de México, a través de  en un proyecto donde también participa la Iniciativa Healthy Reefs for Healthy People.

Esta nueva forma de producir colonias de coral a partir de la reproducción sexual de colonias que se mantienen en cautiverio, representa una gran oportunidad para incrementar la producción de corales y restaurar los arrecifes coralinos, ya que existe un gran interés del equipo de científicos para conseguir la reproducción sexual en cautiverio de diferentes especies de coral, en apoyo no solo del sector pesquero, sino de todos los sectores que se benefician del ecosistema arrecifal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *