Ciudad de México, 27 de julio del 2020.- Ayer dieron inicio las ceremonias litúrgicas presenciales en templos de la Arquidiócesis de México, mismas que fueron dedicadas a los enfermos de Covid19 y en memoria de las personas que han fallecido durante la pandemia.

Con estrictas medidas de sana distancia en la Catedral Metropolitana y en la Basílica de Guadalupe, entre otros, los templos reabrieron las puertas a los fieles y aplicaron filtros de sanitización antes de ingresar a los lugares. A los asistentes se les exigió uso de cubrebocas, se les tomó la temperatura, se aplicó gel antibacterial y se colocaron tapetes con desinfectante en las entradas.

Así, por primera vez, luego de cuatro meses de permanecer cerradas las iglesias católicas, las personas escucharon la homilía y comulgaron. La Arquidiócesis de México señaló que el retorno a las celebraciones se hará de manera gradual y con sólo 30% de su capacidad.

En la Basílica de Guadalupe se realizaron las primeras misas al aire libre; sin embargo, el culto de cabildo y el de mediodía, oficiado por el cardenal Carlos Aguiar Retes, se realizaron a puerta cerrada y se transmitieron vía remota. Para la misa de las 14:00 horas, por la poca afluencia de fieles que había en ese momento, las autoridades de la Basílica de Guadalupe permitieron el acceso a 500 personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *