Ciudad de México, 10 de agosto del 2020.- Hay muchas ventajas de ser una compañía gigante con un sinfín de unidades de negocio. La más clara es que, gracias a la diversificación, las ganancias en cada sector se pueden apoyar entre sí. Esto significa que las empresas son capaces de lidiar mejor con crisis económicas que, para marcas mucho más concentradas, podrían llegar a ser devastadoras. Sin embargo, también está la posibilidad que diferentes pilares se pisen entre sí. Como ejemplo, Amazon.

Según The Verge, Amazon acaba de “agregar” Prime Gaming a su servicio de suscripción. Los beneficios que proporcionará esta “nueva” unidad incluyen contenidos in-game, así como una serie de juegos que los consumidores pueden quedarse para siempre. También deja al usuario suscribirse mensualmente, de forma gratuita, a un streamer en Twitch. Si estos beneficios no parecen nuevos, es porque son exactamente los mismos que aparecían con Twitch Prime.

Más que introducir una nueva ventaja a su servicio de suscripción, Amazon está haciendo un rebranding de esta serie de beneficios. Esto, con la intención de estandarizar y hacer más aún claro lo que pueden ganar los usuarios al comprar este producto recurrente. Ahora, al igual que sus plataformas de streaming de audio y video, se combinará la marca Prime con un calificativo que explique perfectamente su enfoque. En este caso, el concepto de “gaming”.

¿Podría Amazon afectar la posición de Twitch?

Los rebranding son un proceso relativamente común en la industria. Por ejemplo, hace unos días que Herdez cambió sus empaques para transmitir una imagen mucho más moderna de sus productos. Similar a Amazon, Reebok dio vuelta atrás en el cambio de su logo para que pudiera mantener la consistencia de marca. También Pandora, Snapchat y Huawei han hecho un par de ajustes a sus logos, tan mínimos que la mayoría del público ni siquiera los notó.

Hay que volver al caso de Twitch, Amazon y Prime Gaming. En cuestión de estandarización y consistencia de marca, tiene sentido que Jeff Bezos haya cambiado el nombre a la unidad. No solo rompía el ritmo que se había creado con Prime Video, Prime Music y otros servicios en la suscripción. También podría ser difícil dar a entender exactamente qué beneficios provee al público, en especial quienes no conocen el sitio de streaming. Así, parece una buena decisión.

Al mismo tiempo, Amazon podría estar poniendo en riesgo el negocio de Twitch. Cierto, es aún un sitio relativamente de nicho. Sin embargo, se está tratando con mucho énfasis expandir la audiencia de la plataforma más allá del contenido de videojuegos. La suscripción Prime era un excelente punto de construcción de marca para el sitio de streaming. Aún habrá una buena oportunidad de expansión, pero el potencial será mucho más limitado de lo que era antes.

Peligros de un rebranding mal pensado

Ni de casualidad la situación de Amazon con Prime Gaming, en caso que en verdad afecte a Twitch, sería la primera vez que un rebranding no sale conforme a lo planeado. Varios equipos de fútbol han sido señalados por copiar el logo de Juventus. En su momento, IKEA realizó un cambio en su identidad visual que realmente no llevó a una evolución muy notable, lo cual creó un par de críticas. Y algunas empresas han sido acusadas de plagio, como pasó a Despegar.

Lo cierto es que Amazon y las demás empresas en esta lista deberían tener muy presente los riesgos de los rebranding mal ejecutados. De acuerdo con Commonplaces, puede generar una confusión generalizada que, en última instancia, lastime a la marca. Según Logo Creative, es posible alienar a algunos de los consumidores más leales a la imagen de la compañía. Y en datos de C-Leveled, implica renovar por completo la identidad visual de muchos recursos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *