Las piezas de plástico del juego de construcción LEGO podrían durar en los océanos entre 100 y mil 300 años, destacó un estudio dirigido por la Universidad de Plymouth.

Los investigadores estudiaron la manera en la que se desgastan estos bloques en el medio ambiente marino para sensibilizar sobre la contaminación que causa el plástico y cómo la población debe reflexionar sobre el desecho de artículos domésticos.

De acuerdo con medios internacionales, la estimación se obtuvo al realizar actividades como la medición de piezas de este juego encontradas en las playas, contra bloques equivalentes no utilizados. El estudio se enfocó en las costas del suroeste de Inglaterra y fue compartido en la revista Environmental Pollution.

Al menos 50 piezas de LEGO desgastadas, construidas con acrilonitrilo butadieno estireno y recogidas de las costas, fueron las que se estudiaron durante la investigación dirigida por el doctor Andrew Turner.

Posteriormente se determinaron las características químicas de cada bloque con un espectrómetro de fluorescencia de rayos X. Los resultados confirmaron la edad de las piezas individuales.

Cuando se compararon los bloques recolectados con los adquiridos entre 1970 y 1980, los especialistas determinaron los niveles de desgaste y cuánto tiempo podrían durar en el océano.

Además, algunas piezas utilizadas en el estudio se fragmentaron, lo cual sugiere que aparte de que pueden permanecer intactas, también podrían descomponerse en microplásticos, señalaron los expertos.

Se informó que durante los últimos 10 años, organizaciones voluntarias de Cornwall (Inglaterra), como Rame Peninsula Beach Care y el Proyecto LEGO Lost at Sea, han recolectado miles de piezas y desechos plásticos en las playas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *