Ciudad de México, 20 de julio de 2020. – El impacto del coronavirus en Estados Unidos volvió a ser minimizado ayer por el presidente Donald Trump, a pesar de que ese país tiene la mayor cifra del mundo en contagios y muertes, mientras en entidades como California y Florida la lucha por frenar el ascenso de los casos positivos es cada vez más dura.

 

En una entrevista, el mandatario pidió a los medios de comunicación que se fijen más en la situación del Covid-19 en México y menos en la de su nación, e insistió en que el tiempo le dará la razón y la afección desaparecerá. «¿Por qué no hablan de México, que no nos está ayudando? Todo lo que puedo decir es que gracias a Dios que construí casi todo el muro; [de lo contrario] tendríamos un problema mucho mayor con [ese país]», declaró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *