México, 27 de junio 2020.- El subsecretario Mejía Berdeja recalcó que el problema del uso indebido y el tráfico ilícito de drogas son fenómenos complejos, compuestos por una variedad de actores con dinámicas y territorialidades.

El combate a las adicciones en el gobierno de México se aborda desde las perspectivas de la demanda y la oferta, la primera como un tema de salud y la segunda como tema de seguridad, indicó el subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja, en representación del secretario de Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño.

Durante la conmemoración del Día de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, que se festeja cada 26 de junio, Mejía Berdeja recalcó que el problema del uso indebido y el tráfico ilícito de drogas son fenómenos complejos, compuestos por una variedad de actores con dinámicas y territorialidades que se expresan con distinta intensidad en el país.

“El combate a la oferta no solamente es un asunto de la utilización de la fuerza, sino de combatir por el lado financiero los flujos de los organismos delictivos, de la delincuencia organizada, combatir sus redes de logística; en el tema de las redes de suministros que muchas veces utilizan, a través de empresas de mensajería privada, donde en las últimas fechas hemos realizado aseguramientos muy importantes de drogas sintéticas”, apuntó.

De acuerdo a la última encuesta del INEGI del 2018, agregó el subsecretario de Seguridad Pública, la tasa de delitos del narcomenudeo y delitos contra la salud registrados en averiguaciones previas y carpetas de investigación, fue de 83.9 delitos por cada 100 mil habitantes.

Para entender el impacto que se tiene en la juventud, Mejía Berdeja mencionó que el narcomenudeo fue el segundo delito registrado por el que más adolescentes fueron imputados en 2018, por detrás del robo; asimismo, dijo que, en ese mismo año, el 80.3 por ciento de los adolescentes y el 41.6 por ciento de los adultos fueron imputados por la tenencia de cannabis.

Con respecto al fuero federal, informó que los delitos asociados a narcóticos representaron el 6.7 por ciento de los 112 mil 920 delitos federales registrados, los cuales afectan más a la juventud, además que, en muchas ocasiones, la disputa por estos mercados del narcomenudeo impacta también en la alta tasa de homicidios.

“Esto qué implica, pues desde luego que atender con toda inteligencia el combate a la oferta de drogas ilícitas, fundamentalmente las drogas sintéticas que han ido creciendo, sobre todo, en los últimos tiempos, también el incremento de drogas como el fentanilo que hoy es de carácter sintético”, apuntó el subsecretario de Seguridad Pública.

También esto implica desarticular no solamente a los líderes y cabecillas de este tipo de organismos delincuenciales, explicó Mejía Berdeja, sino sobre todo a sus redes y a la infraestructura criminal.

El subsecretario de Seguridad Pública recordó que el gobierno federal lanzó la Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones para buscar atender las causas que generan este tipo de consumos inmoderados, y por ende una adicción.

“En ese sentido el trabajo que ha realizado la CONADIC es muy importante, lo que ha hecho la Secretaría de Salud, y nosotros vamos a seguir trabajando de la mano junto con ellos, con la idea de sí desarticular a los organismos delictivos, a los grandes grupos delincuenciales que atentan contra nuestra seguridad y contra la salud de los mexicanos”, precisó.

El funcionario federal comentó que no se debe atender a quienes consumen por alguna razón como criminales, sino como personas que tienen algún problema de salud para tratar de reforzar las políticas preventivas y de atención, con la cercanía y empatía a los sectores más vulnerables, como la niñez y los jóvenes, ya que cada vez hay una iniciación más temprana al consumo de ciertas drogas.

Ver el consumo de drogas con una perspectiva de género también se debe de realizar, puntualizó, siendo la alternativa que el estado renuncie a la pretensión de criminalizar a los consumidores y se enfoque en la persecución de los grupos criminales que han hecho un negocio ilícito multimillonario de la oferta de sustancias psicoactivas.

“A través de los diferentes instrumentos del estado mexicano; hemos reiterado de parte de ellos el compromiso de arrasar la Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones para que permee en todas las políticas públicas, para tratar de evitar que nuevos consumidores lleguen a nuestro país y también para atender a quienes por alguna u otra razón, han caído ya en este tipo de adicciones”, expuso.

En el evento participaron el titular del Centro Nacional de Planeación e Información para el Combate a la Delincuencia, Oscar Aarón Santiago Quintos; el Comisionado Nacional contra las Adicciones, Gady Zabicky Sirot; el director general de los Servicios de Atención Psiquiátrica, Juan Manuel Quijada Beltrán; la secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental, Lorena Rodríguez Bores.

También asistieron vía remota el director general de la CONADIC, Jorge González Olvera; Alejandro Ernesto Svarch Pérez, coordinador nacional médico del INSABI; el coordinador de Seguridad Multidimensional de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Issac Morales Tenorio; el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México, Kristian Hölgue; así como el representante de la OPS en México, Cristina Morales Fuhrimann.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *