México 12 de julio 2020.-Generalmente relacionamos los beneficios que nos otorga la naturaleza con la retención de agua para beber, el aire para respirar, la captura de carbono, conservación de la biodiversidad, retención de suelo y disminución de escorrentías.

Y todo ello es cierto, pero hay otros servicios ambientales que no son tan visibles y que sin ellos el ser humano tampoco podría sobrevivir.

En México contamos con alrededor de 137.8 millones de hectáreas de una gran variedad de ecosistemas, cada uno otorga servicios ambientales en diferentes proporciones, aunque dada su naturaleza no siempre es fácil medirlos, a veces imposible.

Pero para tener una referencia, la Evaluación de Ecosistemas del Milenio (o Millennium Ecosystem Assessment), se ha tomado desde 2005 para entender y clasificar los servicios que brindan los ecosistemas.

Este documento clasifica a los servicios ecosistémicos en cuatro grupos:

Servicios de soporte

Son los procesos naturales necesarios para la producción de los otros tres grupos. Su impacto sobre el ser humano es indirecto, aunque en el muy largo plazo puede considerarse directo. Y se refiere a la formación de suelo, la fotosíntesis, la producción primaria, el ciclo de nutrientes (como azufre, fósforo y nitrógeno) y el ciclo del agua.

Servicios de provisión o abastecimiento

Son los productos obtenidos de la naturaleza para su uso, ya sea de manera directa o previo procesamiento. Aquí entran los alimentos, el agua dulce y de uso agrícola, las materias primas bióticas para tejidos (algodón, cáñamo, lana y seda), materiales de construcción (madera, mimbre y resinas), materiales geóticos (como la sal), combustibles renovables (madera, cáscaras de almendra) recursos genéticos para agricultura, ganadería y biotecnología, recursos ornamentales (decoración y jardinería), compuestos bioquímicos, recursos farmacológicos y medicinales y los servicios en relación con la salud física y mental.

Servicios de regulación

Este tipo de servicios hace referencia a procesos ecológicos que mejoran o hacen posible nuestra vida, como mejoras en la calidad del aire, regulación del clima y el ciclo del agua, control de la erosión, mantenimiento de la fertilidad del suelo, reciclado de desechos y purificación de aguas residuales, control de enfermedades y plagas, polinización y reducción de daños ante catástrofes naturales.

Servicios culturales

En esta categoría se clasifican valores o beneficios no materiales, intangibles que se obtienen de la naturaleza a través del enriquecimiento personal o espiritual, la reflexión, el disfrute de la naturaleza, el desarrollo cognitivo y los placeres estéticos que ofrecen los ecosistemas.

¿Te das cuenta como prácticamente todos los aspectos de nuestras vidas están ligados directa o indirectamente con la naturaleza?

Sin mencionar que existe una gran participación económica de parte de las familias que viven en ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *