Ciudad de México, 7 de julio de 2020. – La nueva Ley para la Regulación del Cannabis y las reformas a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal, pendientes de aprobación en el Senado de la República, no deben incluir medidas prohibitivas y discriminatorias que impidan la libertad individual y de acción de las personas.

En cambio, refiere el estudio Cannabis, de las resoluciones judiciales a la legislación, elaborado por el Instituto Belisario Domínguez del Senado mexicano, la legislación en ciernes deberá permitir «la construcción de políticas públicas no sólo para lo relativo a la salud sino también para fomentar el desarrollo del campo mexicano a través de la producción, la comercialización y la adquisición de semillas para la siembra y la cosecha de mariguana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *