México 25 de julio 2020.-La gente del municipio de Santiago Ixcuintla, en Nayarit suele decir a los visitantes “El diablo exporta el calor de aquí” , con ello hacen referencia sobre lo caliente que llega a ser el lugar. Así suele ser el clima donde crece el manglar.

Las personas del ejido Santa Cruz y Anexas de este municipio costero comenzaban y terminaban sus actividades para restaurar este importante ecosistema desde muy temprano.

La tarea que ellos realizaron no fue sencilla. Desde las primeras horas salían con palas en los hombros, se trasladaban al lugar indicado y abrieron canales con la finalidad de rehabilitar el flujo del agua.

No muchas personas creerían que solo unos centímetros debajo de esos terrenos hay gran humedad, conforme cavan y echan la tierra a las orillas, se forma un canal que no necesita llenarse de agua, sola brota.

El agua es clave para recuperar el manglar. Si se estanca o se corta el flujo comienzan los problemas. Por eso para restaurar, antes de rescatar la belleza del paisaje, se deben recobrar las funciones ambientales, que incluyen la captura de carbono, la captación de agua, el transitar de la fauna, entre muchos otros y eso se empieza dejando correr el agua.

Pero la apertura de canales fue tan solo una de las acciones de restauración, la otra parte fue la reforestación, otro reto para esta importante labor, ya que a diferencia de la restauración en bosques o selvas, la planta de manglar no se adquiere en viveros forestales convencionales.

Por eso, las personas ejidatarias deben aprender a producir sus propias plántulas en pequeños viveros que ellos construyen cerca de la playa generalmente. Una vez listas, las llevaron a los lugares elegidos para plantar.

En México existen cuatro especies: mangle rojo (Rhizophora mangle) mangle blanco (Languncularia racemosa), mangle botoncillo (Conocarpus erectus)  Mangle  negro  (Avicennia germinans) y cada una tiene una resistencia diferente a la salinidad. El mangle negro es el de mayor resistencia, una excelente opción cuando se trata de disminuir daños.

Adicional a la apertura de canales y la reforestación, colocaron letreros en zonas estratégicas anunciando que está prohibido en estas áreas actividades como la ganadería, la caza y la corta de madera ilegal, el desecho de contaminantes y el daño al trabajo al realizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *