Ciudad de México, 8 de julio de 2020. – En septiembre de 2008, la actriz Silvia Martell Rodríguez y un grupo de jóvenes actores decidieron formar la compañía teatral Lola Bravo, nombrada así en honor a la actriz y directora de teatro Dolores Bravo Canales, en la ciudad de Oaxaca de Juárez, Oaxaca.

 

En entrevista, Martell menciona que uno de los objetivos de la agrupación es acercar al público oaxaqueño de una manera generosa, amable y divertida hacia el arte dramático para comunicarles mensajes didácticos, universales, pero, sobre todo, de contenido histórico.

 

Señala que el teatro, como expresión artística y medio de comunicación, es una herramienta valiosa con la cual se puede sensibilizar y generar una consciencia social en la audiencia; “al sensibilizarlos lograremos llegar a los niveles psicológicos, emocionales e intelectuales de nuestros espectadores, de una forma diferente e íntima”.

 

Uno de los principales rasgos de este grupo es su versatilidad, ya que “la compañía teatral Lola Bravo es un personaje mutante, cuya capacidad es camaleónica, se adapta a los espacios, los públicos y los tiempos ya sean tiempos de paz o sean de guerra”, afirma la entrevistada.

 

A lo largo de su trayectoria han realizado diversos montajes entre los cuales destacan Ligerezas entre un hombre y una mujer, de George Feydeau; La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca; A puerta Cerrada, de Jean Paul Sartre; Partida para el Nacimiento, y Quiero Vivir, obra predilecta del público juvenil.

 

Otra de las piezas teatrales favoritas de la audiencia, dice, es El mago de Oz “fue una adaptación musical porque mis actores, mis jóvenes se han ido preparando y se han ido capacitando a lo largo de estos doce años y cantan y bailan también y entonces tenemos ahí una cosa muy simpática del Mago de Oz”, explica.

 

Expone Martell que también han presentado Josefa Ortiz de Domínguez “La conspiradora”, obra escrita en Oaxaca por Marco Antonio Robles; asimismo Bedaní, la revelación de los Dioses Zapotecas, la cual fue una colaboración con la Secretaría de Cultura en el año 2014.

 

“Fue una obra de creación colectiva, muchísimos músicos, bailarines y gente se nos unió para poder realizar esta obra bajo mi dirección, fue un espectáculo con sus diferentes matices y creo que esa obra si pudiera ser una que pudiéramos llevar a nivel internacional, sin embargo como es un elenco grande, casi siempre ese tipo de trabajos se ve dificultado por la cantidad de personas”, considera.

 

Indica que uno de los lugares donde más han expuesto sus espectáculos teatrales es el Teatro Macedonio Alcalá de la Ciudad de Oaxaca. Cabe resaltar que además de realizar puestas en escena, la compañía Lola Bravo también produce lecturas dramatizadas, en las cuales participan estudiantes oaxaqueños en diferentes espacios.

 

Respecto a la formación de Silvia Martell es una actriz profesional, oriunda de Oaxaca; estudió en la Ciudad de México en el Instituto Andrés Soler de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), donde aprendió la labor del teatro como una herramienta educativa, y fue alumna de la maestra Lola Bravo, pionera del teatro en México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *