CDMX 17 de agosto del 2020.- Luz Rosales Esteva, titular del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) y Javier May Rodríguez, subsecretario de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional de la Secretaría de Bienestar, firmaron un convenio de colaboración para fortalecer la organización social de las y los sembradores del Programa Sembrando Vida.

Rosales Esteva, expresó que este convenio significa un avance para fomentar entre las y los Integrantes de las Comunidades de Aprendizaje Campesino (CAC’s) de Sembrando Vida, en materia de capacitación, formación, organización social y la generación de la cohesión social, “ya que al tener las herramientas necesarias se va a fortalecer a la comunidad en el territorio y a la vez se estará reconstruyendo el tejido social”.

Indicó que Sembrando Vida es un programa “muy sano, con una concepción de respeto al ser humano, a su apego a la tierra y a sus raíces, que realmente busca que la tierra y las personas sean esa unidad que se necesita para fortalecer a México, para lograr que la identidad y la percepción de unión se de en el territorio mismo, este programa significa volver a la colectividad”.

Además, aseveró que las sembradoras deben tener un lugar importante en la toma de decisiones, “porque al interior de la organización social comunitaria, sus aportaciones tienen mayor capacidad para generar cohesión social, ellas saben tomar decisiones, porque conocen el territorio, lo viven día con día y es muy importante aprovechar su liderazgo, en el Indesol queremos que los programas sociales operen en igualdad de condiciones, sin dejar a nadie atrás”.

Javier May Rodríguez, subsecretario de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional de la Secretaría de Bienestar, agradeció la oportunidad que el Indesol ofrece al compartir sus programas y servicios, para construir comunidad, en tiempos de esperanza, “Sembrando Vida es una esperanza para los que se aferraron a la tierra, a su cultura y a sus raíces”.

“Agradecemos al equipo del Indesol todo lo que nos brinda para poder apoyar a las 424 mil 550 familias de sembradoras y sembradores de 20 estados del país, estamos en diferentes territorios, sobre todo en comunidades indígenas desde Chihuahua hasta Yucatán y lo que queremos es que no se pierda ese arraigo y amor por la tierra”. Mencionó que del total de personas beneficiadas 30 por ciento son mujeres, es decir 127 mil son sembradoras, campesinas y madres, que además asumen el papel de trabajar la tierra, de construir comunidad, de participar y ser sujetos de derechos, “seguiremos en la búsqueda de aliados para fortalecer el equipo en beneficio de la población que nos necesite”.

Entre los retos por superar, May Rodríguez consideró el que se refiere a organizar toda la parte productiva “el valor agregado a la producción de lo que se genere con la cosecha”, pues señaló, “habrá variedad de productos, ya se formaron algunas cooperativas y Sembrando Vida ya es una marca registrada que nos ayudará a fortalecerlas”. Asimismo, consideró la integración de 8 mil Comunidades de Aprendizaje Campesino (CAC) que son espacios de capacitación para formadores “donde se comparte la vida, las experiencias, los logros y la solidaridad que se va generando entre el personal operativo y las y los sembradores”.

El convenio tiene por objeto establecer las bases y mecanismos de colaboración, para realizar acciones en materia de capacitación y formación en los temas de cohesión social y el desarrollo comunitario sostenible, dirigido al personal operativo y sujetos agrarios apoyados por el Programa Sembrando Vida, que contribuirá a impulsar alternativas sustentables en el medio rural, atendiendo a los principios de sostenibilidad social, ambiental y económica.

Capacitación a personal operativo

Previo a la formalización del acuerdo, el pasado mes de julio el Indesol acompañó en el inicio del proceso de Formación de Formadores, dirigido a las técnicas y técnicos sociales, facilitadoras y facilitadores que operan el programa prioritario, para brindar herramientas didácticas y metodológicos basadas en la educación popular.

El objetivo consistió en potenciar la formación y capacitación del personal operativo que atiende desde el ámbito de lo social a las y los sembradores, para favorecer un acompañamiento que incida en el tejido social y en el desarrollo comunitario de los territorios donde tiene presencia Sembrando Vida.

Los talleres se realizarán en dos etapas: la primera inició el pasado 6 de julio y concluye el 17 del mismo mes, en ella participaron 30 facilitadoras/es y 228 técnicas/os sociales del Programa Sembrando Vida, de los estados que iniciaron proceso en el 2020 y entidades de 2019 que tuvieron ampliación, en el presente año, entre ellos Campeche, Colima, Chihuahua, Durango, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, San Luis Potosí, Puebla, Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Quintana Roo y Yucatán.

La segunda etapa presencial y virtual se realizará en el mes de octubre de este año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *