CDMX a 22 de julio de 2020.- Hoy se ha dado un paso histórico para solucionar el grave problema de las pensiones en México. Durante 23 años ha funcionado un sistema privado de ahorro para el retiro que no garantiza una pensión digna para los trabajadores. Producto de ello, a partir de 2021, comenzará a pensionarse una mínima parte de los trabajadores que iniciaron en el sistema de 1997, con menos del 30% de su último salario.

A esta gravísima injusticia hoy se le pone un alto de manera directa por iniciativa del Gobierno de la República que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador. Y es que, en vez de posponer soluciones a estos problemas como se hacía en el pasado, la autoridad federal ha decidido encabezar una iniciativa de reforma al sistema de pensiones en México, trabajando en conjunto con empresarios y centrales obreras, cuyas repercusiones serían inmediatas y traería los siguientes beneficios:

–          Las semanas mínimas para el otorgamiento de una pensión garantizada se reducirían; pasarían de mil 250 a 750, con un incremento paulatino hasta llegar a mil.

–          Regresaría la edad de jubilación a los 60 años.

–          Las y los trabajadores se jubilarían con un mínimo de 14.4 años de trabajo, en sustitución de los 24 años que contempla la ley vigente.

–          No aumentaría la contribución del trabajador sino la de los patrones; pasaría gradualmente del 5.15 al 13.875%, es decir, crecería casi 3 veces.

–          Seguiría existiendo la aportación gubernamental a los fondos de pensiones, transformándose en una cuota social que favorecería más a los menores salarios.

–          La cuota de los trabajadores no aumentaría.

–          El ahorro total de las y los trabajadores pasaría del 6.5 a 15% de su salario mensual.

Con esta reforma, el porcentaje de trabajadores con derecho a una pensión aumentaría de 56 a 97%, y la pensión garantizada pasaría del 34 al 82% de los trabajadores.

También, la tasa de reemplazo, es decir el porcentaje de la pensión de jubilación sobre el último sueldo percibido en la etapa laboral, aumentaría significativamente. Por ejemplo: quienes ganan dos veces la UMA (Unidad de Medida y Actualización, equivalente a 2,641.15 pesos actualmente), con la ley vigente se pensionarían con el 64% de su salario, mientras que con la reforma propuesta se jubilarán con el 102%. Y quienes perciben 3 UMAs se jubilarían en las condiciones actuales con el 46% de su salario, pero con la reforma propuesta alcanzarán una pensión del 76% de su salario.

La reforma propuesta complementa a la iniciativa que está pendiente de aprobarse en la Cámara de Diputados, por medio de la cual se modificaría el régimen de inversiones de las Afores, a fin de poder invertir en activos que ofrezcan rendimientos mayores, además de garantizar la disminución de las comisiones que se cobran a las y los trabajadores por el manejo de sus recursos.

Este proyecto de reforma al sistema de pensiones se tiene que analizar en el marco de otras medidas impulsadas desde la Cuarta Transformación, como son el aumento al salario mínimo en los dos años más recientes -inédito- y la reforma laboral, que garantiza la protección y el fomento de la democracia sindical, así como los derechos de las y los trabajadores.

Hoy se da un paso más, un paso importante e histórico para corregir una anomalía grave que nos heredaron los anteriores gobiernos neoliberales, teniendo como meta beneficiar a 20 millones de trabajadores.

Queda pendiente todavía garantizar tanto una pensión digna a los trabajadores informales, que representan el 60% de la fuerza laboral en México, como hacer más justo y equilibrado el sistema mexicano de pensiones en el que conviven más de mil modelos para el retiro.

Para las y los legisladores federales de Morena es de principal importancia que estas modificaciones legales se realicen lo antes posible, tomando en cuenta que los sistemas de pensiones representan el mayor reto financiero del país. Con ello, seguiremos demostrando que estamos dando respuesta a las principales preocupaciones de las y los mexicanos, estableciendo una agenda legislativa que prioriza los temas más sensibles y urgentes que tenemos que afrontar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *