CDMX a 19 de junio de 2020.- El presidente urge reformas para tener todo el control sobre el dinero de las y los mexicanos. Se deben suspender obras opacas como Santa Lucía, Dos Bocas y Tren Maya

Las senadoras y los senadores del Grupo Parlamentario del PAN (GPPAN) advirtieron que la intención del presidente de desaparecer organismos, órganos autónomos, reguladores y fideicomisos en aras de una malentendida austeridad tendrá un efecto nocivo sobre diversos sectores de la sociedad, al tiempo que malgasta miles de millones de pesos en proyectos opacos e inservibles.

“Rechazamos ese afán de este gobierno por destruir las instituciones y programas que han hecho bien a las y los mexicanos y que contribuyen a la vida democrática de este país fungiendo como los contrapesos necesarios”, sostuvo en conferencia de prensa el vicecoordinador de la bancada Erandi Bermúdez Méndez, acompañado de las senadoras Xóchitl Gálvez Ruiz y Kenia López Rabadán, y el senador Raúl Paz Alonso.

Ante el pésimo manejo de las finanzas públicas, el presidente necesita sacar dinero de dónde sea: ya contrató deuda por 2 mil 300 millones de dólares en cinco créditos con el Banco Mundial y ha colocado más de 6 mil millones de dólares de deuda en bonos gubernamentales; insiste en que el Congreso le apruebe la modificación a la Ley del Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria para tener todo el control sobre el dinero de las y los mexicanos, y quiere apropiarse de recursos, alrededor de 260 mil millones de pesos, mediante la desaparición de 44 fideicomisos y 4 fondos, apuntó.

“La realidad es que estamos frente a un gobierno que ha resultado un pésimo administrador: en 18 meses se han perdido al menos 1 billón 144 mil pesos. Solo considerando las pérdidas de PEMEX, la desaparición de casi la mitad del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios, del Fondo de Gastos Catastróficos, y los gastos por la cancelación del aeropuerto”, señaló.

El Gobierno Federal cuenta con recursos suficientes, pero no los utiliza de forma eficiente y con sensibilidad social: si el gobierno suspendiera las obras del Tren Maya, el Aeropuerto de Santa Lucía, la Refinería de Dos Bocas, las sucursales del Banco del Bienestar y utilizara los recursos restantes del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) tendría aproximadamente 215 mil millones de pesos, cifra muy cercana a lo que pretende tomar de los fideicomisos, detalló.

Asimismo, la desaparición del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) propuesta por el presidente es un retroceso y un atentado contra los Derechos Humanos; significa dejar indefensos a los grupos más vulnerables de la sociedad.

Además, la desaparición de fideicomisos como el de Bachillerato General afectará programas en materia de Preparatoria Abierta y Educación Media Superior a Distancia; los Centros de Atención para Estudiantes con Discapacidad (CAED); Mi entorno Virtual de Aprendizaje (MIEVA), y reactivos (adaptación de exámenes para personas con discapacidad). “¿Qué va a pasar con casi un millón de niños y jóvenes con discapacidad que hoy pueden acceder a la educación y la atención especial gracias a estos programas?”, cuestionó.

Las afectaciones, alertó, también serán en otros sectores como la reconstrucción de entidades federativas producto de desastres naturales, seguridad pública, desarrollo de infraestructura, principalmente en las áreas de comunicaciones; transportes, hidráulica, medio ambiente y turística; el acceso de la población a las tecnologías de la información, rehabilitación de espacios públicos y viviendas de comunidades de escasos.

Ya hemos visto el efecto nocivo de su malentendida austeridad: dejaron sin medicamentos, sin tratamientos para el cáncer, en atención médica, sin apoyo a la ciencia y a la educación. Y lo seguirán haciendo si no lo impedimos, insistió.

“Hoy el presidente declara tajantemente que quienes no compartan su política de mal llamada transformación pueden decidir no trabajar en el gobierno. De nuevo polariza y amenaza: o estás con él o no”, lamentó.

El saldo de esta crisis es terrible y puede ser peor: 19 mil han fallecido, 160 mil contagiados, un millón de empleos formales perdidos, 12 millones formales e informales sin ingreso y 10 millones más de personas caerán en pobreza, finalizó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *