Ciudad de México, 6 agosto de 2020. – Una exposición virtual organizada en la ONU descubre hoy aspectos poco conocidos de la persecución y el genocidio nazi contra las comunidades romaní y sinti en Europa, y la lucha de esos pueblos por reivindicar sus derechos.

 

Basada en material de la Biblioteca del Holocausto de Wiener, la apertura virtual de la exhibición está programada para este jueves, pero algunas imágenes ya están disponible en línea.

 

La exposición explora la lucha que los romaníes han tenido para obtener reconocimiento y compensación por la opresión y la persecución nazi que experimentaron, indican sus organizadores.

 

Testimonios, documentos y fotografías son algunos de los materiales que pueden apreciarse en la muestra virtual, la cual revela las historias de las algunos de los más afectados por el genocidio nazi.

 

La romaní y la sinti son poblaciones gitanas de Europa que han sufrido una larga historia de discriminación, rechazo social y exclusión generalizada.

 

De acuerdo con cifras de Naciones Unidas, cerca de 23 mil gitanos estuvieron detenidos en Auschwitz. De abril a julio de 1944, unos tres mil 500 gitanos fueron transferidos a otros campos de concentración.

 

Algunos de ellos sobrevivieron el suplicio de la persecución, pero el 85 por ciento de los que fueron transportados originalmente a Auschwitz-Birkenau resultaron finalmente exterminados.

 

Por muchas décadas, los sobrevivientes gitanos de la persecución nazi se mantuvieron en silencio y en raras ocasiones divulgaron sus historias o informaron acerca de sus experiencias y observaciones.

 

Después de 1945, muchos países no reconocieron ni condenaron la persecución racial que experimentaron los gitanos, es más, durante décadas se instigaron prácticas discriminatorias contra ellos, incluso en el proceso de restitución, señala la página web del Holocausto y el Programa de Divulgación de las Naciones Unidas.

 

Por ello, el organismo multilateral insiste en visibilizar el sufrimiento que bajo el régimen nazi sufrieron las comunidades romaní y sinti.

 

Tomado de Prensa Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *