CDMX a 24 de julio de 2020.- “Durante la primera mitad del año, se mantienen la crisis de denuncia, (que explica la altísima “cifra negra”); el marcado incremento en algunos delitos, como feminicidio y violencia familiar; el mantenimiento de niveles inadmisiblemente altos en otros delitos, como es el caso de los homicidios dolosos (asesinatos); y la ostensible manipulación de cifras delictivas por parte del gobierno federal y por parte de diversas entidades federativas, ante la pasividad del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP)”, señaló Causa en Común en un comunicado.

Al respecto de los feminicidios, la organización reveló que el número de casos reportados entre el primer semestre de 2019 y el primer semestre de 2020, aumentó en un 9%, con 41 feminicidios más registrados, con lo que se alcanza el nivel más alto desde que se tiene registro.

Estos niveles de feminicidio mantendrían una tasa proyectada de 0.8 por cada 100 mil habitantes, con lo que México quedaría como uno de los países con tasas más altas en el continente, muy por encima de otros países latinoamericanos, como Chile, que tiene una tasa de 0.4 por cada 100 mil habitantes. Los niveles actuales nos colocan más cerca de naciones como Hungría y Lituania, que tienen tasas de feminicidio de 0.9 y 1 por cada 100 mil habitantes, respectivamente. Esto, sin considerar que el feminicidio, al igual que casi la totalidad de los delitos, se encuentra muy sub-representado, y la tasa real es, con seguridad, considerablemente más alta.

Los estados con mayor registro de feminicidios en el primer semestre de 2020, fueron: Estado de México, con 63 registros; Veracruz, con 47; Ciudad de México, con 37; Puebla, con 36; Nuevo León, con 35; y Jalisco, con 29. Por su parte, los estados que menos feminicidios registraron, fueron: Yucatán, con 4; Campeche, con 3; Baja California Sur, con 2; y Aguascalientes, Querétaro y Tlaxcala, con un registro cada uno. Cabe destacar que estas cifras no indican que sean los estados más seguros paras las mujeres, sino que sus gobiernos registran menos casos.

Sobre la violencia familiar, Causa en Común reveló que aumentaron los registros de violencia familiar entre el primer semestre de 2019 y el primer semestre de 2020, pues se reportaron 1,622 casos más; es decir, 2% más. Igualmente, aumenta la tasa proyectada de registros de este delito, que pasaría de 164.4 por cada 100 mil habitantes a 170.2. Del mismo modo que en los feminicidios, con todo y el sub-registro por falta de denuncia, la violencia familiar está en el nivel más alto desde que existe registro.

En violencia familiar llama la atención el caso de Tlaxcala, que presentó números muy bajos, si se comparan con los de otros estados que tienen bajos registros de este delito, como Yucatán. A pesar de que Tlaxcala casi no registra este delito, medios de comunicación locales han informado que la violencia familiar es un problema grave en la entidad.

El homicidio doloso (asesinatos) es otro delito que mantiene niveles alarmantes. De acuerdo con los datos del SESNSP, las víctimas registradas de homicidio aumentaron de 17,653 a 17,982 (2% más), comparando el primer semestre del año pasado y el de este año. Con esta tendencia, se espera que los homicidios registrados para este año sean más de 40,000, sumando el 10% adicional que, en promedio, añaden las actas de defunción del INEGI. Con dicho número, la tasa proyectada sería de 33 por cada 100 mil habitantes cuando, en 2019, fue de 28.3.

Por otra parte, si bien hay delitos que presentan una disminución en los registros, como extorsiones, secuestros, robos con violencia y robos de vehículos con violencia, esto podría atribuirse a la dificultad para perpetrar delitos específicos debido al coronavirus, y a dificultades adicionales para la denuncia, también asociadas a la pandemia.

Causa en Común destacó que dentro de la situación de inseguridad existe manipulación de cifras. El análisis de incidencia delictiva de la organización reveló que el SESNSP registró, durante el primer semestre del año, 23% más delitos que los reportados por el Gabinete de Seguridad.

Para María Elena Morera, presidenta de la organización, “esta discrepancia debería ser un escándalo, y sólo deja en evidencia que, dentro del gobierno, no existe coordinación en materia de seguridad. Los ciudadanos merecemos claridad y certeza al respecto de la situación de inseguridad en la que vivimos. Si el gobierno no tiene esos datos, no puede hablar de que esté siguiendo una estrategia o esté disminuyendo en lo absoluto los delitos”.

Adicionalmente, los estados posiblemente no estén reportando crímenes de alto impacto, o los están reportando como delitos de menor gravedad. De manera peculiar, algunas entidades presentan bajos números y tasas de registros de ciertos delitos, aunque tuvieron altos números y tasas de reportes en otros. Un ejemplo, entre muchos, es que Colima no registre robos de vehículo con violencia, o que haya supuestamente reducido los robos con violencia en general en un 85%, al tiempo que mantiene las tasas por asesinatos y violencia familiar más altas del país.

Otro caso, entre muchos, que llama la atención, es que Michoacán reportó siete casos de extorsión en todo el semestre.

“Hay un serio problema de sub-registro, principalmente por la desconfianza y las dificultades para denunciar, y debido a las muy probables manipulaciones y ocultamientos por parte de autoridades”, señaló Morera.

El sub-registro es particularmente grave en los delitos de extorsión, secuestro y robo de vehículos con violencia. Algunos estados no registran estos delitos, y el SESNSP no hace aclaración alguna al respecto. El riesgo que se corre es que se difunda la idea de que estas entidades, y el gobierno federal, estén atendiendo eficazmente la violencia cuando, en realidad, no la reportan.

 

 

 

Información tomada de Alcaldes de México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *