CDMX a 16 de julio de 2020.- El recorte presupuestal a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) grave y no abona a la conservación del planeta, ni cumple con lo mínimo requerido para las condiciones de trabajo, señalan senadores y especialistas.

 

En el Foro a distancia “Avances y retos de las Áreas Naturales Protegidas”, el senador Raúl Bolaños-Cacho Cue, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático, dijo que el escenario post pandemia requerirá soluciones prontas, innovadoras y sostenibles; pues el reto es dar respuesta a los problemas en materia de salud y garantizar el bienestar de todos los mexicanos a través de un medio ambiente sano.

 

Con el recorte presupuestal a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), agregó, se cuenta con un monto de 9.6 pesos por hectárea para su funcionamiento, cuando debería de ser de 74 pesos por hectárea, para cubrir al menos idealmente sus funciones.

 

Llamó a los integrantes de la Comisión senatorial a cerrar filas y legislar para que se tengan los instrumentos y las herramientas necesarias. Adelantó que buscará realizar una mesa de trabajo con diputados, para juntos hacer presencia en la elaboración del presupuesto del año próximo.

 

En su intervención, Roberto Aviña Carlín, comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas de la Semarnat, dijo que pese a las medidas de austeridad que ha emprendido el Gobierno Federal, se han cumplido con los objetivos de proteger 182 áreas naturales protegidas, tanto marítimas como terrestres en el país. 

 

Detalló que de los 870 millones de pesos designados para este año, 42 por ciento se va a subsidios; la otra mitad a la nómina y aproximadamente 10 por ciento a servicios generales. El recorte de 75 por ciento, especificó, solamente fue al capítulo 2000 y 3000 (servicios generales), no al presupuesto total.

Refirió que en materia de las concesiones mineras circundantes a dichas áreas, es necesario hacer ajustes a la legislación donde se revisen las obligaciones de los concesionarios, los trámites ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público sobre la exploración y explotación de las zonas, así como todos los rubros que intervienen en la actividad productiva.

 

En su oportunidad, la senadora Guadalupe Saldaña Cisneros, del PAN, recalcó que el medio ambiente no es un tema primordial para el Gobierno. Señaló que ante la desaparición del Fondo Minero se debe pensar en estrategias con otra dinámica. Recordó que está por dictaminarse su propuesta de iniciativa en el Senado.

 

Del mismo Grupo Parlamentario, la senadora Xóchitl Gálvez precisó que se debería contar con un instrumento que abone a la reparación del daño que se produce en las zonas mineras de las Áreas Naturales Protegidas (ANP). Quizá, dijo, se debe restaurar un fondo minero con enfoque diferente que sí impacte localmente.

 

A su vez, la senadora del PRI, Beatriz Paredes Rangel, manifestó su preocupación por el recorte presupuestal a la Conanp. Es evidente que el descuido de la estrategia medioambiental de la administración actual es grave y en el caso de las Áreas Naturales Protegidas se refleja con mayor intensidad del deterioro ambiental, cuya recuperación lleva muchos años, acotó.

 

La legisladora urgió a tomar medidas legislativas ante una administración pública que “se está secando en materia presupuestal”. El Poder Legislativo debe asumir funciones específicas, apuntó, como generar un guarismo del mínimo de presupuesto por hectárea protegida y del modo de distribuirlo, así como reformar la ley en la materia.

 

La senadora Nancy de la Sierra, del PT, consideró que a pesar de que el recorte presupuestal pudiera no afectar, son preocupantes las condiciones precarias en que laboran los trabajadores. No es una cuestión política, sino de interés común, subrayó

 

Se comprometió a realizar un exhorto para que se detalle lo que está sucediendo y cómo se maneja el recorte. Agregó que desde la Comisión Especial para dar seguimiento a la implementación de la Agenda 2030, buscará consensar propuestas para que las autoridades involucradas rescaten los espacios naturales.

 

En su exposición, Gemma Santana Medina, directora general de la Agenda 2030 en la Jefatura de la Oficina de la Presidencia de la República, dijo que presentarán una iniciativa basada en inteligencia artificial en contra del cambio climático, que busca proteger las reservas naturales en México y en el mundo, con apoyo de las comunidades locales y en conjunto con la Semarnat y otras dependencias.

 

Los ejes, explicó, son la conservación de recursos naturales, optimizar esfuerzos para la protección de las reservas y activar la economía alrededor de dichas zonas, priorizando a las entidades con alto grado de pobreza. La primera etapa piloto, contemplaría siete reservas naturales y comenzaría en noviembre en Mérida Yucatán, añadió.

 

El gasto en áreas naturales protegidas debe ser visto como una inversión que da frutos por cada peso invertido y como un seguro de calidad de vida en el mediano y largo plazo, por ello seguiremos trabajando para garantizar e incrementar el presupuesto destinado al cuidado del medio ambiente, concluyó

 

Por su parte, Alejandro Castillo López, representante de Pronatura Noroeste y Grupo Noreste Sociedad Civil para la Sustentabilidad Ambiental, aseguró que las áreas protegidas requieren de presupuesto para su preservación, a fin de fortalecer sus acciones y cumplir con los objetivos; el dinero puede obtenerse del pago que hacen los visitantes a las zonas naturales, del cobro de multas y sanciones que aplica la Profepa y de un ajuste a la asignación por parte del Gobierno Federal, apuntó.

 

Para que la propuesta sea viable, dijo, se debería reinvertir el total de lo recaudado en los programas de inspección y vigilancia dentro y fuera de las áreas naturales protegidas y, para ello, se deben contar con mecanismos para obligar a los infractores a cubrir sus multas, dado que, en 2019, sólo se cobraron cerca del 10 por ciento de las multas a través del SAT y el resto no fueron cubiertas

 

Emilio Cruz, de Reforestamos México, resaltó que la reducción presupuestal a instituciones como Conanp, Semarnat y Profepa, no permite el avance en la conservación del planeta, de la naturaleza, de la herramienta que permite salvaguardar la vida.

 

Pidió que se dictaminen las iniciativas que se encuentran en el Senado, en favor de sacar la minería de las ANP. Al mismo tiempo, precisó que el sector forestal contribuye en 0.23 por ciento del PIB nacional y genera 165 mil empleos directos. En tanto que el sector metalúrgico contribuye en 1. 1 por ciento, generando 115 mil empleos directos y millón y medio indirectos.

 

 Los daños al ambiente cuestan 40 por ciento del PIB, por lo que se trata de una actividad no rentable, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *