México 26 de julio 2020.-Con el objetivo de garantizar la prevención y atención adecuada del VIH/SIDA durante la pandemia de Covid-19,  las senadoras y los senadores del Grupo Parlamentario del PVEM presentaron una proposición con punto de acuerdo, por el que exhortan a la Secretaría de Salud a poner en marcha las medidas recomendadas por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre dicha condición. 

 

Como parte de las recomendaciones, se invita a que los servicios de VIH sigan disponibles. Esto incluye garantizar la disponibilidad de preservativos, terapia de sustitución de opiáceos, agujas y jeringas estériles, reducción de daños, profilaxis previa a la exposición y pruebas de VIH. 

 

También, para evitar que las personas se queden sin medicamentos y reducir la necesidad de acceder al sistema de salud, propone a los países pasar a la plena aplicación de la dispensación multi-mensual de tres meses o más de tratamiento contra el VIH.  

 

Asimismo, plantea facilitar el acceso a los servicios de Covid-19 para las personas vulnerables, incluyendo un enfoque específico para llegar a los más marginados y la eliminación de las barreras financieras, como las tasas de usuario. 

 

El documento detalla que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), apareció a principios de la década de 1980 en los Estados Unidos. Posteriormente se extendió a todo el mundo afectando a personas de cualquier edad, sin importar su condición social o preferencia sexual. 

 

En México, agrega, de 1983 a 2019 han sido notificados 210 mil 931 casos de VIH/SIDA (82.2 por ciento de hombres y 17.8 de mujeres), de los cuales 179 mil 640 se encuentran vivos y 93 mil 813 personas continúan registradas como seropositivas. Durante 2019 fueron diagnosticados 15 mil 653 casos y de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2017 ocurrieron 4 mil 720 defunciones. 

 

Ante esto, una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, es erradicar la epidemia de VIH/SIDA. Para dicha labor, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) estableció tres metas parciales que deben ser cumplidas en el año 2020. 

 

La primera de ellas es que el 90 por ciento de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto a dicha enfermedad; otra es que el 90 por ciento de las personas diagnosticadas reciban terapia antirretroviral continuada; y, por último, que el mismo porcentaje de las personas que reciben dicha terapia tengan supresión viral. 

 

A pesar los grandes avances logrados en los últimos años, el 7 de julio de 2020 se presentó el último reporte de progreso de estas metas parciales, el cual indica que no se cumplirán, indica. En México, sólo el 65 por ciento de las personas que viven con VIH conocen su estado serológico; el 61 por ciento de las personas reciben terapia antirretroviral; y únicamente el 51 por ciento han alcanzado la supresión de carga viral. 

 

Estas cifras dan cuenta de un fuerte rezago nacional en el cumplimiento de dichas metas, denuncia el texto. Adicionalmente, en 2020 la pandemia de Covid-19 trajo afectaciones imprevistas para la atención del VIH/SIDA, tanto para las personas que están bajo terapia antirretroviral como para las que no. 

 

Hasta este momento, apunta el documento, no existe evidencia científica de que exista un riesgo particularmente diferente de padecer Covid-19 para las personas que viven con VIH. Sin embargo, al igual que el resto de la población, pueden tener otras enfermedades o condiciones que las hagan más susceptibles de contraer el virus. 

 

Debido a que México se encuentra rezagado en el cumplimiento de las metas 90- 90-90, al desabasto de medicamentos antirretrovirales y a que tenemos altas cifras de casos y defunciones por Covid-19, la bancada del PVEM consideró necesario poner en marcha las recomendaciones de ONUSIDA para garantizar la prevención y atención adecuada del VIH/SIDA durante la pandemia. 

 

La proposición con punto de acuerdo, fue turnada directamente a la Segunda Comisión de la  Permanente del Congreso. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *