Ciudad de México, 12 de febrero de 2021.-El diputado federal Alfonso Ramírez Cuéllar, insistió en su exhorto a la Secretaría de Economía y al Congreso de la Unión para poner en marcha un programa que proteja la economía de las familias mexicanas ante el alza de precios en la canasta básica, principalmente del maíz.

Como ya lo había señalado, la disminución de maíz en los almacenes de Estados Unidos, la alta demanda por parte de China y los efectos negativos de la sequía en los cultivos de Brasil y Argentina han provocado que el precio internacional del grano se ubique en el nivel más alto en 7 años; lo que representa un riesgo para los consumidores, pues se prevé una caída de entre 30 o 40 por ciento en los inventarios de maíz.

En ese sentido, datos del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados, señalan que, a partir de octubre de 2019 a diciembre de 2020, se registró un incremento de hasta 6.7 por ciento en el precio al consumidor de la tortilla de maíz, debido al incremento de los precios al mayoreo de la harina y del maíz blanco que desde de agosto de 2020 incrementó su precio al mayoreo en 15.9 por ciento, al pasar de 6.3 a 7.3 pesos por kilo.

La situación internacional afecta a nuestro país por las grandes cantidades de maíz amarillo que México importa y que se utilizan como insumo en la producción pecuaria, por lo que se necesitan medidas concretas para apoyar a la población pues el alza en el precio de este grano puede traducirse en un incremento a los precios de otros productos agroalimentarios como la leche, el huevo, el pollo y la carne, lo que perjudicaría aún más el poder adquisitivo de las y los mexicanos que de por sí enfrentan la crisis sanitaria y económica por COVID-19.

Sumado a lo anterior, el diputado federal alertó sobre el alza de precios a otros productos de la canasta básica como el Frijol Negro en el que se observa un incremento de 30 por ciento en el precio a consumidores que coincide con el inicio de la pandemia en 2020, pasando de 19.4 a 25.2 pesos por kilo.

Por ello, insistió en el llamado a que el poder legislativo sea más proactivo y trabaje de la mano con la Secretaría de Economía y otros sectores para lograr consensos que permitan ejecutar acciones y programas y así blindar la economía de las familias mexicanas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *