Ante la amenaza potencial a la salud pública, el Gobierno Federal ha actuado con lentitud: Marko Cortés.
Ha sido notorio el llamado de la OMS y especialistas, respecto de que se han hecho muy pocas pruebas y por lo tanto, puede haber un subregistro.
El dirigente nacional panista pide al gobierno responder una serie de preguntas sobre su actuación en la atención de la pandemia.

Luego de confirmarse la primera muerte por la enfermedad COVID-19 y dada la lentitud y la incapacidad de las autoridades mexicanas para atender la pandemia, en Acción Nacional le exigimos al Gobierno Federal que adquiera de manera urgente las “pruebas rápidas desarrolladas en otros países con buena sensibilidad diagnóstica”, que ayudarían al tamizaje de comunidades sospechosas, para que todo el Sistema Nacional de Salud público y privado pueda realizar la primera prueba de forma simple, inmediata y barata, a todos quienes la solicitan y no como ocurre ahora que las niegan en el sector público y son muy costosas en el sector privado.

Así lo expresó el dirigente de Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza, quien expuso que las pruebas rápidas aplicadas en otros países han demostrado ser eficaces para mitigar el contagio de la enfermedad.

Añadió que pese al potencial riesgo significativo del COVID-2019 para generar una emergencia de salud pública, tanto de los residentes en el territorio nacional como aquellos que habitan en el extranjero, el Gobierno de México ha actuado sin la debida oportunidad.

“Ha sido notorio el llamado de las autoridades mundiales (OMS) e investigadores nacionales de prestigio internacional, que se han hecho muy pocas pruebas en México y que por tanto es muy probable que haya una subestimación del número de casos y desconocimiento de las localidades donde puedan estar”, expresó.

Por tal motivo, el dirigente nacional panista dijo que las autoridades deben responder diversas preguntas a la sociedad mexicana:

1.- ¿Por qué en agencias regulatorias de otros países como por ejemplo la FDA (Food and Drug Administration) y la EMA (European Medicine Agency) facilitan la investigación y registro para desarrollar pruebas rápidas diagnósticas que permitan cubrir la necesidad urgente de revisar a más personas, y en México no hay siquiera rastros de estas políticas?

2. ¿Qué esfuerzos se están haciendo para adquirir pruebas rápidas desarrolladas en otros países con buena sensibilidad diagnóstica que ayudarían al tamizaje de comunidades sospechosas y que pudieran estar disponibles en todo el Sistema nacional de Salud?

3. ¿Cuántos protocolos de investigación se están realizando o están registrados en nuestro país para aprender e innovar conocimientos y tecnologías?

4. ¿Cuál es el papel que está jugando el CONACYT y los entes privados, compañías farmacéuticas y el sistema de salud privado existente en el país para generar nuevas tecnologías?

5. Para la atención en casa de los pacientes con COVID-19 con síntomas leves, ¿qué papel está jugando las tecnologías de la comunicación e información para la vigilancia virtual?

6. De los laboratorios que hoy sabemos están desarrollando tecnologías diagnósticas, ¿a cuántos ha contactado el gobierno mexicano para fortalecer nuestra ciencia y los científicos?

7. Qué papel le están dando al Sistema Nacional de Salud no público, dado que nunca aparece en sus informes, y allí gastan las mexicanas y mexicanos una cantidad igual o superior al gasto público en salud. ¿Qué convenios hay con aquellas instituciones como Hospitales o Laboratorios que ya hacen pruebas diagnósticas y atienden pacientes sospechosos, confirmados con enfermedad leve, moderada o severa?

8. Si el CENAPRECE (Centro Nacional de Prevención y Control de Enfermedades) considera habrá 300 mil casos positivos, al menos el doble o triple serán negativos. Al paso que vamos, seguirá habiendo un déficit de pruebas por realizar y el riesgo inminente de mayor diseminación de la enfermedad.

9. Los gastos catastróficos que provocará esta enfermedad a quienes sean graves, usualmente adultos mayores, con diabetes, enfisema pulmonar e hipertensión arterial y que no sean derechohabientes de la seguridad social ¿Quién pagará su atención?

Cortés Mendoza propuso también fortalecer la ciencia, la tecnología y la innovación en salud, más en enfermedades como estas. Tejer alianzas con la comunidad científica mexicana para desarrollar tecnologías, insumos, medicamentos y productos nacionales como los requeridos ante la pandemia.

Finalmente, el dirigente panista hizo un nuevo llamado para que ya sesione el Consejo de Salubridad General, convocando a todos los actores especializados, para que esta crisis sanitaria se conduzca con seriedad y responsabilidad; porque salir de la pandemia del COVID-19 será tarea de todos, pero sin duda el principal responsable es el Gobierno Federal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *