Ciudad de México, 16 de julio del 2020.- Durante la conferencia mañanera  realizada en Jalisco, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que nadie debe alarmarse si existen diferencias con el gobernador, Enrique Alfaro, porque en asuntos que tienen que ver con la seguridad del pueblo, las autoridades están obligados a hacer a un lado las banderas partidistas.

Por su parte, Enrique Alfaro señaló que su discurso no será en tono de confrontación, ni de sumisión en momentos difíciles como muchos lo esperan. Reiteró que tener diferencias con el presidente no
significa que sean enemigos.

Puso sobre la mesa su voluntad para reconstruir la relación entre el estado y la federación para empezar una nueva etapa de cooperación y pidió voluntad del presidente para escuchar los temas en los que no está de acuerdo, sin que eso se interprete como una negativa a acabar con los abusos y la corrupción.

El gobernador presentó unas graficas de la incidencia delictiva en el que destacó la reducción de
todos los delitos.

Resaltó que los estados no podrán reconstruir la economía sin apoyo de la federación y pidió al presidente armar una estrategia en consenso con todos los sectores, y destacó que debe ser sin descalificaciones.

Manifestó que se debe de abrir la posibilidad a un nuevo pacto fiscal, que sea justo y equitativo, para que las finanzas públicas jueguen un papel fundamental en la reconstrucción, además, señaló su disposición por corregir lo que ha hecho mal, agradeció la presencia del presidente en el estado y reiteró su respeto al presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *