Ciudad de México, 22 julio de 2020. – En el marco de la campaña “Contigo en la distancia”, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) conmemoran el 38 aniversario del Museo Nacional de Arte (Munal), recinto que resguarda 6,729 obras que comprenden 450 años de historia plástica nacional.

 

 

 

Desde su inauguración, el 23 de julio de 1982, el Munal ha sido sede de exitosas exposiciones -de artistas nacionales e internacionales- que han marcado un hito en la museografía mexicana y el inmueble que las alberga es uno de los principales testimonios de la arquitectura porfiriana.

 

 

 

La historia de este inmueble se remonta a la época novohispana, ya que primeramente, en 1626, este predio fue un antiguo noviciado de la Compañía de Jesús, pero hacia el final del siglo XVIII, en su lugar se erigió el Hospital de San Andrés, donde se llegó a atender hasta mil enfermos. También en esa época, el hospital resguardó por tres meses el cadáver de Maximiliano de Habsburgo para ser embalsamado, mientras se autorizaba su salida de México rumbo a Viena.

 

 

 

Algunos años después, en 1904, por órdenes del entonces presidente Porfirio Díaz, se inició la construcción del Palacio de Comunicaciones y Obras Públicas. El edificio sería una obra de arquitectura ecléctica, diseñada por el arquitecto italiano Silvio Contri; la ornamentación estuvo a cargo de la familia florentina de los Coppedè. Paradójicamente, el mandatario no vería la conclusión del majestuoso edificio, pues es hasta 1912, durante la presidencia de Francisco I. Madero, que la obra fue inaugurada.

 

 

 

En 1913, la lente del fotógrafo Guillermo Kahlo inmortalizó el origen del espléndido recinto, dejando para la posteridad un testimonio que hoy se puede conocer en el Museo de Sitio, inaugurado en 2019, el primero en su tipo entre los pertenecientes al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

 

 

 

Situado en la planta baja del Munal, este museo muestra al público la historia del fastuoso inmueble, donde se detallan sus distintas etapas y la evolución de su arquitectura. Incluso, se exhibe una ménsula que cayó desde una altura de 23 metros durante el sismo de 1985, sin romperse.

 

 

 

En 1954, la entonces Secretaría de Comunicaciones y Transportes se mudó a un nuevo edificio de la colonia Narvarte y en años posteriores, este inmueble, ubicado en la calle Tacuba en el Centro Histórico de la Ciudad de México, tuvo distintas funciones, como albergar al Archivo General de la Nación —antes de su reubicación en el Palacio de Lecumberri— y al Museo del Telégrafo, que continúa operando en el ala este del museo.

 

 

 

En 1982, fue entregado a la Secretaría de Educación Pública. Por decreto del entonces presidente José López Portillo; la Dirección de Artes Plásticas del INBAL comenzó un proyecto para la apertura de un museo nacional. En marzo del mismo año, nombraron al investigador Jorge Alberto Manrique como director general y a la artista Helen Escobedo como directora técnica.

 

 

 

En el marco de la campaña “Contigo en la distancia”, se recuerda que el Munal abrió sus puertas el 23 de julio, con la curaduría del propio maestro Manrique y con la integración del acervo constitutivo que resultó de la donación de numerosas obras de otros recintos -como el Museo Nacional de San Carlos y el Museo de Arte Moderno- a las que se sumarían, en el transcurso de las siguientes décadas, otros acervos emblemáticos, como la colección virreinal de la antigua Pinacoteca de San Diego.

 

 

 

En sus salas permanentes se encuentran artistas de la talla de Andrés de Concha, Baltasar de Echave Orio, José Juárez, Cristóbal de Villalpando, Miguel Cabrera, Manuel Tolsá, Santiago Rebull, Leandro Izaguirre, Eugenio Landesio, José María Velasco, Saturnino Herrán, María Izquierdo, Frida Kahlo, Diego Rivera, Rufino Tamayo, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.

 

 

 

El Munal ha albergado importantes exposiciones que forman parte de la historia de la museografía mexicana, como la de Agustín Lazo 1898-1971 (1982), Diego Rivera. Gran ilustrador (2007) o Atl. Fuego, tierra y viento; sublime sensación (2019), la cual recibió a 80,000 visitantes. Asimismo, se han exhibido piezas de artistas internacionales en muestras como Picasso series: Caja de remordimientos, Retrato de familia, Los fumadores. Colección Bancaja (2011), Otto Dix. Violencia y pasión (2016), Caravaggio. Una obra, un legado (2018), El martirio de San Andrés de Peter Paul Rubens (2019) o Behind the walls del artista catalán Jaume Plensa (2020).

 

 

 

Junto con el Palacio de Bellas Artes y el Palacio Postal, el Museo Nacional de Arte constituye uno de los máximos ejemplos de la arquitectura porfiriana en el Centro Histórico de la ciudad, y es reconocido como uno de los museos más importantes de América Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *