México, 14 de junio, 2020 (Maya Comunicación).- Con el propósito de
colaborar en la economía de las familias dedicadas al cultivo de jamaica,
investigadores del Campo Experimental Valle de México del Instituto
Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)
presentaron métodos para determinar la calidad de los cálices de esta
planta, que es la parte más comercializada de forma seca en bebidas y
alimentos.

A través de diversos métodos, los expertos del organismo de la Secretaría
de Agricultura y Desarrollo Rural buscan determinar la calidad de los
cálices que se cultivan, en función de sus aspectos físicos y químicos.

Variedades como Colima 3, 5 y 7, Sudán y Alma blanca son tecnologías de
mejoramiento genético en las que se atiende sanidad de las plantas y el
rendimiento y aumento de calidad en los cálices deshidratados, entre otros.

Entre las precisiones y evaluaciones que han determinado se encuentra la
caracterización física de cálices de jamaica, donde se estudia la humedad
debido a que influye en el desarrollo de hongos que deterioran y contaminan
el cáliz.

Refieren que lo recomendable es que el cáliz tenga entre 12 y 14 por ciento
de humedad para almacenamiento y manejo en comercialización.

La cuantificación de cálices enteros, rotos con hongos y materia extraña
sirve para separar, cuantificar y determinar el porcentaje de deterioro,
tamaño o forma de los elementos que interfieren en la calidad de la
jamaica, en el proceso poscosecha.

En los atributos también se estudia la forma, tamaño y dimensiones del
cáliz por la variabilidad genética, ya que los de volumen mediano a grande
ofrecen mayor rendimiento y el despique –separación del cáliz de la
cápsula- es más sencillo que en cálices pequeños.

Para la medición del color los investigadores comparan los parámetros de la
muestra con un estándar. El color visual se asocia con su contenido en compuestos como antioxidantes y acidez. Los cálices de color obscuro son
menos ácidos que los claros o verdes.

La determinación del PH –medida del potencial de hidrógeno de una solución—
en extractos acuosos sirve para determinar la estabilidad e intensidad del
color del extracto de jamaica.

La medición de la acidez, a través de los compuestos responsables de dar
ese sabor, determina la aceptación del consumidor.

Además, los compuestos que poseen propiedades benéficas para la salud como
diuréticas, antiparasitarias y antihipertensivas en humanos, también son
parte de la calidad de los cálices.

De color rojo intenso y sabor ácido, la jamaica se presenta en regiones
tropicales y subtropicales del mundo y en naciones en donde es parte de la
economía; en el país, los estados del sur sureste tienen un amplio
potencial de desarrollo.

En México la jamaica se produce en Guerrero, Oaxaca, Puebla, Nayarit y
Michoacán, principalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *