CDMX  a 21 de abril de 2020.-La crisis de COVID-19, ha provocado mucho sufrimiento e incertidumbre, pero sus consecuencias nos ofrecen la oportunidad de romper con los viejos hábitos y construir una economía circular, sostenible y altamente competitiva, afirman Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea (CE), y Bertrand Piccard, fundador y presidente de la Fundación Solar Impulse.

Señalan que la crisis del coronavirus aún no ha terminado y mucha gente está sufriendo: quienes la contrajeron y sus familias, los trabajadores de la salud en la primera línea de la batalla, los trabajadores que pierden sus empleos, los independientes y las pequeñas empresas que enfrentan un futuro incierto.

En este momento, el enfoque debería estar en combatir el virus mientras se asegura mantener a flote la economía y sistema financiero, “pero a medida que salimos de la crisis, tendremos que reiniciar nuestra economía lo más rápido posible, poniendo en marcha las líneas de producción, con la gente de vuelta al trabajo y obteniendo ingresos”.

Eso, afirman, “nos deja una opción: luchar desesperadamente por volver a lo que teníamos anteriormente o tratar de llegar a una situación mucho mejor”.

Al analizar lo que se tenía antes de la COVID-19, Timmermans y Piccard mencionan “una economía lenta, lineal y de alto consumo de carbono que lucha por aumentar las tasas de empleo y la calidad de vida, al tiempo que agota los recursos naturales, produce desechos peligrosos y contaminantes tóxicos, poniendo en riesgo a la población y la industria, incluso antes de mencionar el cambio climático”.

Señalan que existe otra forma: apuntar al crecimiento cualitativo, con una economía circular, sostenible y altamente competitiva, para lo cual debe reemplazarse la infraestructura antigua y contaminante por una moderna, limpia y eficiente, en todos los sectores: agua, energía, construcción, movilidad, agricultura y procesos industriales, por nombrar algunos.

Esto crearía muchos más empleos y aumentaría nuestro PIB mucho más que a la antigua usanza.

Por eso, afirma Timmermans, es una contradicción decir que el Acuerdo Verde Europeo es un lujo que no se puede permitir.

La interrupción repentina de la producción y el transporte en masa, mientras daña la economía, da una pequeña idea de cómo podría ser si se electrifica la movilidad y se redujeran los combustibles fósiles en la industria.

Agrega el vicepresidente de la CE que “el Acuerdo Verde es una estrategia de crecimiento que también protege el medio ambiente, ya que las energías renovables y las tecnologías limpias son una oportunidad económica e industrial masiva que tiene un futuro más brillante que volver a una economía basada en combustibles fósiles dividida por la incertidumbre y la imprevisión”.

Y explica que las tecnologías limpias se pagan solas, gracias al ahorro de energía y recursos que ofrecen. Gastar en esta nueva infraestructura no es un costo, es una inversión, una forma de aumentar las ganancias para la industria y reducir el gasto para las personas.

“Podemos construir una red robusta de energía renovable basada en energía solar, geotérmica, biomasa, oceánica y eólica, aunque las posibilidades van mucho más allá”, indica.

“Podríamos electrificar puertos con energía de tierra a barco para reducir las emisiones del transporte marítimo; construir puntos de recarga de vehículos eléctricos y estaciones de hidrógeno, establecer más estándares de eficiencia para todo tipo de electrodomésticos, reducir el consumo de energía del edificio a través de calefacción, ventilación y aire acondicionado eficientes, innovadoras tecnologías de aislamiento o soluciones inteligentes de gestión de sombreado de fachadas”, complementa Piccard.

Estas tecnologías ya existen y representan solo unos pocos ejemplos de las soluciones identificadas y seleccionadas por la Fundación Solar Impulse, y lo que necesitan es un acceso más fácil a la inversión, compras públicas alineadas con el Acuerdo de París y regulaciones ambientales favorables que creen la necesidad de estas soluciones en el mercado.

Retrasar los estándares más estrictos de emisión de automóviles no ayudará a la industria automotriz cuando las ciudades prohíben los motores de combustión interna y los clientes se estén moviendo hacia los eléctricos; tampoco, mantener en funcionamiento las centrales eléctricas de carbón ayudará a la industria energética mientras los precios de las energías renovables continúen cayendo.

Hacer más de lo mismo que un paquete de rescate no puede ser la respuesta, por lo que en vez de usar los paquetes de estímulo para respaldar “los negocios de costumbre”, bloqueando modelos económicos obsoletos e invirtiendo en activos que pronto quedarán varados, deberíamos invertir en la nueva economía para salir de la crisis en mejores condiciones de lo que entramos, para crear un futuro sostenible, inclusivo, competitivo y preparado.

“Esto nos ayudará a crear el mercado industrial más grande del siglo, ya que hoy se ha vuelto más rentable proteger el medio ambiente que destruirlo. Esta podría ser nuestra mejor oportunidad para hacerlo”, concluye Timmermans.

Tomado del sitio de Alcaldes de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *