CDMX a 8 de mayo de 2020.- El duelo es una readaptación emocional posterior a la pérdida que puede durar semanas o meses, pero se convertiría en algo patológico si excede el tiempo de un año, de acuerdo con Fernanda Rico, psicóloga y psicoanalista de la Fundación APTA.

“El duelo no tiene una duración, hay personas que les puede durar seis meses u ocho, sin embargo, si es necesario considerar que cuando éste tiene una duración mayor a un año ya se considera enfermizo, porque la persona no puede trabajarlo y es necesario que acuda con un especialista”, explicó Rico.

La especialista dijo que el duelo de la madre es difícil pero forma parte de los duelos naturales que el ser humano va a experimentar a lo largo de su vida.

Por lo anterior, recomendó tomar en cuenta lo siguiente:

1. Donar las pertenencias personales de la madre

Rico menciona que no es bueno quedarse con las pertenencias personales de la persona fallecida.

“Los muertos no tienen cosas, una vez que la persona fallece ya no es su suéter porque la persona no está, sino que ahora en un suéter como cualquier otro, es importante que las personas entiendan que la madre cuando fallece ya no tiene objetos”, dijo la especialista.

Al despedirse de la persona, también hay que hacerlo de las pertenencias personales y donarlas, como la ropa, zapatos, relojes, entre otros; también es importante que se tiren los artículos de uso personal como un cepillo de dientes, jabones, etcétera.

De acuerdo con Rico, tampoco es sano que se tengan demasiadas fotos a la vista, lo ideal es tener una o dos en algún espacio de la casa pero no es recomendable que las fotografías de esa persona ocupen la mayoría de espacios en el hogar.

2. Hablar de las cosas buenas de la persona fallecida

La especialista asegura que es bueno compartir lo bueno que dejó en vida la madre, incluyendo las enseñanzas personales. Por ejemplo, la forma de educar a los hijos, valores, recetas de cocina, entre otras.

Aseguró que la mejor forma de honrar una pérdida es valorando lo que dejó en vida.

Sin embargo, después de agradecer es bueno despedirse. Algunas personas logran hacerlo antes de que la persona fallezca y otros no; cualquiera que sea el caso, permitir que esa persona se vaya es un paso muy importante para superar la pérdida.

Otro punto importante es que cuando la madre fallece, deja de cumplir años, por lo que recomendó no tomar esa fecha como un festejo obligatorio.

La especialista indicó que una cosa es recordar a la persona con amor y otra es hacer una fiesta como si estuviera viva y esto último es algo patológico.

3. No sentir culpa por nada

Rico comentó que los seres humanos ante una situación nos comportamos de una manera que consideramos correcta y en los momentos de crisis actuamos conforme a lo que nuestra mente nos dice que es lo mejor.

“El hubiera no existe, no debes cargar con culpas, las cosas están hechas y tuvieron que suceder de esa forma, no es culpa de nadie, sino que así tenía que pasar, porque en ese momento tus herramientas internas te dijeron que era lo correcto, por lo tanto, debes sentir paz contigo mismo”, aseguró la experta.

4. Habla con la verdad

Cuando un niño pierde a su madre es bueno que se le hable con la verdad, no mentir diciendo que su mamá está dormida porque eso sólo genera angustia. Se debe tenerle paciencia y escucharlo; no cuestionarlo si no llora, pues ellos tienen una manera distinta de digerir el duelo y no presionarlo si no quiere hablar del tema, pues él sabrá en qué momento hacerlo.

“Los niños tienen la capacidad de entender que un familiar ya no está, no podemos engañarlos con mentiras que a largo plazo pueden generar secuelas negativas en su salud mental, por ello es bueno escucharlos, entenderlos y apoyarlos”, aseguró Rico.

5. Sigue con tu vida

Rico asegura que toda pérdida tiene una ganancia, como dedicarse a actividades que sean sanas y ayuden a sobrellevar el duelo, como dedicarse tiempo a si mismo, a los hijos en caso de tenerlos, en metas, entre otros.

6. Pedir ayuda profesional

Lo más recomendable es que la persona que esté viviendo el duelo, asista con un profesional como psicólogo, terapéuta o tanatólogo para que pueda vivir las etapas del duelo de una mejor manera.

Aún más importante que se lleve a los niños a terapia, pues ellos viven de manera distinta un duelo.

Tomado del sitio de Notimex.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *