CDMX a 30 de junio de 2020.- Al conmemorar los 500 años de la Noche Victoriosa, en que Cuitláhuac triunfó sobre Hernán Cortés, la alcaldesa Clara Brugada Molina demandó que el guerrero mexica sea reivindicado en la historia y que los gobiernos de la Ciudad y de México celebren este hecho cada 30 de junio. Además, sembró un bisnieto, tercera generación, del ahuehuete original en el que los españoles lamentaron su derrota en Popotla, que será “un recordatorio permanente de la victoria de nuestros antepasados” y de que “nunca nos hemos dado por vencidos”.

El homenaje a Cuitláhuac, señor de Iztapalapa, se realizó en la explanada de la Alcaldía Iztapalapa y en el Jardín Cuitláhuac, donde la alcaldesa estuvo acompañada presencialmente por los secretarios de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes y de Cultura de la Ciudad de México, Larisa Ortiz Quintero y José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, respectivamente; así como vía remota por el secretario de Turismo, Carlos Mackinlay Grohmann, y por investigadores universitarios y cronistas especializados en la historia de Cuitláhuac.

Clara Brugada hizo un llamado a que sea recuperada la trayectoria de Cuitláhuac y sea revalorada su trascendencia en la historia de México, pues hasta en ello ha existido discriminación y lo que se requiere es resaltar el México profundo, el de los pueblos indígenas. Por eso, enfatizó, “no podíamos dejar de hacer un homenaje a este guerrero invicto en esta fecha” y “decidimos hacer el primer evento público en Iztapalapa en la pandemia” debido a la importancia de este personaje.

“Hoy, que se cumplen 500 años de la victoria de los mexicas y no lo olvidemos, de los iztapalapenses, y sus aliados comandados por el tlahtoani Cuitlahuatzin, sobre los invasores dirigidos por Hernán Cortés, nos reunimos aquí para convocar a aquellos abuelos victoriosos, en el primero de los muchos momentos luminosos que ha tenido la larga lucha de resistencia contra el saqueo, la depredación y el abuso sobre nuestro pueblo, que es lo que se llama “La Conquista”, una opresión permanente y una resistencia que le corresponde”, enfatizó la alcaldesa.

Y agregó que hace medio milenio “Cuitlahuatzin entonces, fue la guía de un pueblo decidido a defender su derecho a existir con dignidad, a no someterse a la esclavitud y al despojo. No lo vencieron las armas, sino una epidemia contra la que no había forma de luchar y sin embargo, ha sido objeto del olvido y de la colonización de nuestra historia y de nuestras conciencias”.

“A él, al invicto Cuitlahuatzin, lo nombramos y lo convocamos como símbolo de nuestra lucha incesante por la dignidad del pueblo de Iztapalapa, porque traerlo a la memoria es también poner en primer plano nuestra propia capacidad de organización, de resistencia, nuestra fuerza como el pueblo trabajador que está orgulloso de nuestras culturas, de nuestras identidades y de nuestra existencia”.

Hoy más que nunca. Hoy que tenemos la gran oportunidad de cambiar el rumbo de nuestra historia. Iztapalapa es símbolo de resistencia y lucha. Iztapalapa reivindica la transformación de este país, recuperando su historia y haciendo justicia a los excluidos, resaltó Brugada Molina ante diputadas locales y federales, concejalas y concejales, servidores y y servidoras públicas que acudieron a esta importante ceremonia.
Respecto del árbol plantado en el Jardín Cuitláhuac, la alcaldesa indicó que es “un bisnieto del árbol generoso, del ahuehuete de Popotla, que sirvió de consuelo a los derrotados de la noche victoriosa y que es un símbolo de la integración de nuestro pueblo y de la necesidad impostergable de reconocernos para crecer juntos. Un retoño de aquel ahuehuete que también quisieron borrar de nuestra memoria y que a partir de hoy crecerá bajo el cuidado del pueblo de Iztapalapa, que como Cuitlahuatzin crecerá fuerte y generoso”.

Y estableció que este joven ahuehuete será un recordatorio para las próximas generaciones “de que nunca nos hemos dado por vencidos, ni siquiera en los tiempos más difíciles, ni siquiera en los momentos de mayor oscuridad, ni siquiera en esta pandemia de la que Iztapalapa va a salir adelante”.

Esta primera Alcaldía de Iztapalapa ha dado a Cuitláhuac la importancia que merece y por ello 2020 fue nombrado el año de Cuitláhuac guerrero victorioso y se programaron múltiples actividades y diversas formas de tenerlo presente la memoria de Iztapalapa. Una de ellas es la Cantata que prepara el músico Samuel Maynez, que será presentada en diciembre para conmemorar el fallecimiento con la creatividad musical y escénica de la más alta calidad que merecen los iztapalapenses.

Posterior a la ceremonia, la alcaldesa con los secretarios de Pueblos Indígenas y de Cultura, acudieron al Jardín Cuitláhuac para la siembra del ahuehuete, que será un símbolo de la fuerza y resistencia del pueblo de Iztapalapa.

Previo a la intervención de la alcaldesa, el secretario de Cultura, José Alfonso Suárez del Real, resaltó el valor del señor de Iztapalapa hace 500 años hiciera frente a hombres de carne y hueso y animales (caballos) sin temerles ni ver en ellos a un ser sobrenatural y reconoció el trabajo de la alcaldesa para para recuperar la historia de Cuitláhuac.

También subrayó la fortaleza el valor la pujanza del pueblo mexica que supo darle frente a los invasores. Es momento también de reconocer que si no hubiese sido por la viruela, la conquista no hubiese sido tan fácil y tan sencilla como fue atacar a un pueblo que moría de hambre y de una enfermedad para entonces desconocida.

Al hacer uso de la palabra, Larisa Ortiz Quintero, secretaria de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes, sostuvo que este día se conmemora con mucha alegría por los pueblos originarios y afirmó que si Cuitláhuac viviera, estaría orgulloso de los que luchan porque los pueblos no mueran. Indicó que en Iztapalapa, el 80 por ciento de la población es de ascendencia indígena, pues cuenta con pueblos, barrios y habitantes de localidades originarias de todo el país.

El secretario de Turismo, Carlos Mackinlay resaltó la importancia de esta ceremonia y el apoyo de la dependencia a su cargo para hacer promoción turística a todo ese gran pasado y legado prehispánico. Reconoció que la Alcaldía Iztapalapa hace una gran aportación cultural, histórica y turística a la Ciudad de México.

En tanto, cronistas e investigadores como Pablo Moctezuma Barragán, Pedro Moctezuma Barragán, Iván César Gómez Hernández, Beatriz Ramírez González y Marcos Maguey resaltaron la importancia del papel de Cuitláhuac en la historia de México y se sumaron a la demanda de que su obra y legado sean difundidos intensamente y reivindicados para conocimiento de México y del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *