Ciudad de México, 27 de julio del 2020.- Los principales polos de turismo internacional en México: Cancún y Los Cabos se encuentran en la incertidumbre sobre cómo reponerse a la crisis que les generó cerrar sus actividades durante dos meses, y aunque ya han iniciado la reapertura, los visitantes llegan a cuentagotas.

Nueva realidad, poco prometedora En Quintana Roo, la reactivación turística ha resultado una experiencia inédita para anfitriones y visitantes.

La nueva realidad está rodeada de protocolos, reducción de aforos, disminución de la oferta de actividades, aumento paulatino de vuelos internacionales, acceso a las playas limitado a turistas y prohibido a residentes, uso obligatorio de cubrebocas para la población, pero no para los vacacionistas, y la incertidumbre sobre el futuro.

El cierre por dos meses de la actividad turística dejó pérdidas de entre 3 mil y 3 mil 500 millones de dólares por la ausencia de alrededor de 7.2 millones de visitantes debido al cierre de prácticamente la totalidad de hoteles,
marinas, restaurantes y centros nocturnos, de acuerdo con cálculos preliminares de la Secretaría de Turismo estatal (Sedetur).

La titular de la dependencia, Marisol Vanegas, informó que la tendencia de crecimiento en los niveles de ocupación hotelera es de 5% mensual, lo que significa que para diciembre se prevé cerrar el año con 60% de ocupación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *