CDMX a 11 de febrero de 2021.- La puesta en marcha de las Unidades Criminalísticas de Proximidad (UCP) ha significado un cambio de paradigmas sin precedentes en la investigación de los homicidios en la capital del país, por lo que la meta para este año es contar con 19 células de este tipo, con el fin de atender los feminicidios y homicidios que se registren en las 16 alcaldías, reveló la titular de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX), Ernestina Godoy Ramos.

Al participar en la reunión virtual en la que se dio a conocer el Reporte público del acompañamiento ciudadano a la Estrategia de Combate al Homicidio Doloso en la Ciudad de México, encabezado por el director general del Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, la Fiscal General de Justicia indicó que a poco más de un año de haberse implementado estas unidades, ha representado retos importantes, como fue el cambio de mentalidad de las personas involucradas en la investigación de los delitos de alto impacto.

Mencionó que la pandemia por Covid-19 ha significado un riesgo adicional para la investigación en toda la institución, lo cual no ha permitido la consolidación de las Unidades Criminalísticas de Proximidad, pero sostuvo que se ha avanzado y se planea seguir por el mismo camino, ya que “estamos haciendo la apuesta a que ese es el modelo que se requiere para la investigación de los delitos dolosos”.

Para cumplir la meta de contar con mayores células de UCP, afirmó, se aumentará el personal y los recursos materiales para formar las 19 células de investigación, de tal forma que cada una tenga una carga de trabajo razonable, que le permita atender con todo su esfuerzo cada caso.

Reiteró que las UCP son equipos de trabajo conformados por Policías de Investigación, peritos en criminalística y fotografía forense, así como agentes del Ministerio Público, la denominada trilogía, dedicados a reaccionar de inmediato ante un homicidio doloso.

Esta trilogía, explicó, actúa con oportunidad y profesionalismo para que las evidencias que se obtengan durante las horas posteriores a que se cometa el delito, se recaben de manera adecuada y se fortalezca la investigación; la meta es llevar los casos a un proceso penal en los primeros días de haberse iniciado la investigación.

Al respecto, resaltó dos puntos clave de lo que significa este nuevo modelo de investigación tras la implementación de estas unidades: El primero, es que se materializa la idea de la trilogía de investigación, en el que los policías de investigación son verdaderos detectives, hay más participación de los peritos y el agente del Ministerio Público traduce al lenguaje jurídico las evidencias recabadas.

El segundo punto clave, continuó, es que este modelo saca de las oficinas a la Fiscalía de Homicidios y la lleva al campo, que es donde debe estar para investigar los casos, pues ellos son los responsables de esclarecer los homicidios y los que deben atenderlos desde el primer momento.

Actualmente, indicó la FGJCDMX cuenta con un despliegue operativo de las UCP que involucra a 74 agentes de la Policía de Investigación, 48 peritos en criminalística y fotografía forense, así como seis agentes del Ministerio Público.

En la reunión virtual, estuvieron presentes el embajador de Francia en México, Jean-Pierre Asvazadourian; el director regional para América Latina de la Fundación Friedrich Naumann, Siegfried Herzog; y la presidenta de la comisión técnica para la transición de la PGJ a la FGJ, doctora Ana Laura Magaloni.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *