Para hacer frente a los efectos que provoca el COVID-19 en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se reducirán los sueldos de los altos funcionarios públicos, desde subdirectores hasta el presidente de la República, además de que se eliminarán los aguinaldo en esos niveles, a fin de que el gobierno tenga más recursos para enfrentar la crisis transitoria por la pandemia.

De igual forma, el mandatario federal expuso que se reducirán los gastos en publicidad, de operación, viáticos del gobierno federal, sin embargo, rechazó que vaya a haber despidos de trabajadores al servicio del Estado.

«Aclaro que no habrá despido de trabajadores al servicio del Estado en ningún nivel pero eso sí, se demandará más eficiencia, más entrega, más espíritu de servicio, mayor austeridad y honestidad total», afirmó López Obrador.

Además, dio la instrucción de que las dependencias federales ahorren más en las compras a proveedores y los costos de las obras públicas y los contratos otorgados a las empresas constructoras.

También, anunció el Ejecutivo federal, se intensificará, a través del Instituto Para Devolverle al Pueblo lo Robado, la enajenación de bienes que hayan sido adquiridos por la delincuencia organizada, y que serán liquidados por medio de subastas o rifas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *