Ciudad de México, 14 mayo, 2020

Por  Alejandro Rodríguez Durán

Hagamos una breve revisión del camino al que van virando los esfuerzos del diseño gráfico en México y analicemos cuáles son las tendencias que predominan en esta disciplina creativa. 

Digitalización

La imagen y las formas empatan de manera simultánea con lo que ocurre en el mundo, esta sincronía ocurre gracias al desarrollo de procesos como el almacenamiento de información, el cual hoy se realiza a través de las llamadas nubes, lo cual permite acceder desde cualquier ordenador conectado a internet. 

El creciente mercado en la web se apoya en el diseño para cumplir con la demanda de contenidos y su óptima presentación. Para lograrlo, las firmas empresariales se multiplican y también sus ofertas de consumo; el diseño aprovecha estas tendencias para generar infinidad de imágenes y formas distintas que responden a las necesidades de estas marcas.  

Masividad Vs. individualidad

La población se multiplica y cada persona va en la búsqueda de una identidad individual; esa relación masiva-individual exige contenidos gráficos de hechura personalizada que puedan dirigirse a públicos cada vez mayores. 

El consumidor prefiere a las marcas que generan, en la medida de lo posible, productos artesanales o con aspectos que sean lo más personalizados posibles (véase el reciente caso de Coca Cola y sus empaques que, programados por un algoritmo, generaron millones de botellas con distintos nombres propios).

Los millennials siguen predomiando

Según datos obtenidos de Forbes, un 30 por ciento de la población en América Latina nació entre los primeros años de la década de los ochentas y hasta los primeros años del nuevo milenio.  

Este amplio sector, denominado como generación Y o millenial es el que en la actualidad cuenta con un poder adquisitivo creciente y por ello la labor del diseño centra sus esfuerzos en satisfacer sus requerimientos.

Para lograrlo,  las marcas desarrollan nuevas modalidades de promoción y comercialización de productos y aquí el diseño juega de nuevo un papel determinante al crear, por ejemplo, atmósferas adecuadas que apuntalen a los productos.

Cortesía de Merca 2.0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *