29 de Julio.- Desde el inicio de la pandemia, algunos expertos en infectología descartaron a los niños, niñas y adolescentes (NNA) como grupos de riesgos de la enfermedad, salvo que padezcan alguna comorbilidad que los haga más vulnerables. Sin embargo, el factor que no tomaron en cuenta es que el virus también impacta en su salud mental.

La Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de las Niñas, Niños y Adolescentes (ENCOVID19 Infancia), reveló en sus resultados más recientes que en el mes de mayo, el 35.7% de los hogares con niñas, niños y adolescentes reportaron síntomas de ansiedad severa a causa del confinamiento ante la pandemia. Por otra parte, el 34.2% informó que las discusiones y las tensiones han aumentado.

 

En tanto, en hogares con tres o más NNA, la incidencia de síntomas severos de ansiedad subió a 44.3%. Des esta forma también se destacó que 11.6% de los hogares reportan que los NNA han estado agresivos o tercos, 8.0% que no han dormido o se despiertan por la noche y 5.3% que presentan dolores de cabeza frecuentes.


Cabe mencionar que la ENCOVID-19 Infancia es una encuesta con representatividad nacional que mensualmente recaba datos a través de llamadas telefónicas a los hogares mexicanos, y que se estará implementando de mayo hasta diciembre de 2020.

Asimismo, este estudio se realiza en conjunto con el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) de la Universidad Iberoamericana de México y a la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), a fin de generar información oportuna sobre cómo los hogares hacen frente a la pandemia en México y visibilizar las afectaciones en el bienestar de la infancia y la adolescencia del país.

 

Información tomada de INFOBAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *