CDMX a 16 de mayo de 2020 (Maya Comunicación).- Las declaraciones del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que el 90% de las llamadas de emergencia de mujeres son falsas, reflejan el profundo desprecio que tiene hacia nuestro género y evidencia que el mandatario vive en una realidad totalmente distinta a la del resto de las y los mexicanos, afirmó la diputada Adriana Dávila Fernández (PAN).

“Lo dijimos desde el principio, a este gobierno no le importan las mujeres de México. Ha hecho todo por desaparecer de la política pública los programas y apoyos que contribuían a nuestro desarrollo y crecimiento. La lucha de millones de mujeres en las últimas décadas por lograr la igualdad, como nunca en lo que va en el sexenio de López Obrador, se ha visto obstaculizada”, destacó en un comunicado.

Además, los lamentables dichos de quien tiene la responsabilidad de buscar la protección de todas en este país, se contraponen a los datos que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y organizaciones de la sociedad civil han ofrecido sobre el considerable incremento de llamadas al 911 para denunciar violencia intrafamiliar durante el aislamiento por la pandemia del Covid-19.

Dávila Fernández sostuvo que pareciera ser que la manifestación de las mujeres el pasado 8 de marzo no significara nada para el hombre que más poder tiene en este país y que, por consiguiente, debiera impulsar mejores políticas públicas para las mujeres.

La diputada aseguró que el Presidente López Obrador padece una de las enfermedades más graves que un político puede tener: la indolencia acompañada de insensibilidad e ignorancia.

Ahora entendemos la razón por la que siguen detenidas en el Congreso modificaciones y propuestas tan importantes como la emisión de una Ley General contra los Feminicidios; al presidente López Obrador le interesan solo sus programas clientelares y su agenda electoral, sostuvo.

“Para López Obrador las mujeres somos un submundo que no vale la pena atender ni cuidar, porque su machismo y corta visión no le permiten ver más allá de votos y dinero para sus megaobras y para sus programas clientelares”, apuntó.

Finalmente, la legisladora tlaxcalteca hizo un llamado urgente a la secretaria de Gobernación para que atienda, aún sin la autorización de su jefe, el problema de violencia de género que hay en México y que se ha incrementado durante la cuarentena.

-0-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *