CDMX a 8 de abril, 2020 (Noticias México).- La presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Laura Angélica Rojas Hernández, resaltó que en esta etapa de la contingencia por el coronavirus, los tres principales problemas que se están agravando para las mujeres y las niñas son: la parte económica, el incremento de las violencias y cómo equilibrar o que sea equitativa la distribución tanto de los cuidados a niños pequeños, enfermos, adultos mayores y el trabajo del hogar.

 

Durante la inauguración del foro virtual “La Economía de las Mujeres frente a la Emergencia Sanitaria”, la legisladora señaló que se trabaja con todos los grupos parlamentarios en la construcción de un documento sobre qué medidas económicas de emergencia se tienen que implementar en México, en el cual tiene que estar presente la perspectiva de género. Pidió a las y los participantes del foro poder generar ideas que contribuyan a este documento.

 

También comentó que se espera que durante esta Legislatura se pueda construir y aprobar una reforma al artículo 4° de la Constitución Política en materia de cuidado, y que después tendría que desdoblarse en una ley o en varias reformas legales.

Mencionó que se están destinando tiempos oficiales de la Cámara de Diputados para la difusión de información sobre la contingencia sanitaria y la crisis, además ya está en redes sociales el primer spot sobre violencias y qué hacer en caso de que ésta se dé; y está en producción el segundo spot, sobre cuidados y trabajo del hogar.

 

Las mujeres tienen mayor participación en las Mipymes: Martha Tagle

 

La diputada Martha Tagle Martínez (Movimiento Ciudadano), organizadora del foro, resaltó que las mujeres “somos las que tenemos mayor participación en las micro, pequeñas y medianas empresas; somos las mujeres las que hemos sido emprendedoras de varios negocios y de ahí se mantienen muchas otras familias”.

 

Ante la necesidad de un aislamiento por la contingencia sanitaria, dijo, las mujeres tienen una repercusión directa en su vida; por ello, es muy importante conocer qué medidas han implementado las empresas y encontrar soluciones conjuntas para hacerle frente a esta contingencia. Otro de los temas persistentes, indicó, es que el aislamiento tiene mayores repercusiones en la violencia al interior de las familias, porque hay mucha presión por el tema económico.

 

“Estoy segura que entre todas y todos vamos a encontrar soluciones para proponer a México y, sobre todo, para que las mujeres en este ánimo de responsabilidad solidaria que nos convoca una contingencia como la que tenemos, podamos hacer redes de apoyo”, puntualizó.

 

28 por ciento de los hogares tienen una jefatura femenina: ONU Mujeres

 

La representante de ONU Mujeres en México, Belén Sanz, señaló que en México el 28 por ciento de los hogares tienen una jefatura fémina; y las mujeres representan en su actividad laboral remunerada una participación especialmente en el mercado informal, 6 de cada 10; lo cual hace que sus garantías, protección y seguridad social estén en una situación de enorme vulnerabilidad que en una crisis como esta se ve agravada.

 

Mencionó que algunas reflexiones que, desde el secretario general de Naciones Unidas, el director de ONU Mujeres y otros organismos internacionales se han señalado, tienen que ver con la necesidad de analizar los impactos específicos que el COVID-19 evidencia sobre las desigualdades de género, que preceden a esta crisis, pero que esto la agrava, lo cual se debe mitigar con distintas medidas de políticas públicas y tareas de la iniciativa privada y el sector privado.

 

Uno de los elementos de mayor importancia, indicó, es la carga de cuidados que tiene un impacto directo en las dinámicas de los hogares y más con el aislamiento y, adicionalmente, un incremento en la violencia contra las mujeres al interior de los hogares. “En todos los países donde se han puesto las medidas de confinamiento en marcha antes que en México, tenemos un índice de incremento muy importante, en España, 20 por ciento; en Francia, 30 por ciento; en China, hasta tres veces más denuncias o llamadas a los centros de atención de violencia”.

 

Subrayó que las empresas y los centros de trabajo no pueden pedir el mismo rendimiento que tienen los trabajadores cuando están en sus áreas laborales desempeñando sus funciones. Asimismo, se recomienda al interior de estas, identificar al personal que tiene carga adicional o extra de cuidados, de niñas, niños, enfermos o adultos mayores, y garantizarles una atención específica. Por otra parte, dijo, se recomienda que cuando la carga de cuidados imposibilite el trabajo remunerado de algunas empleadas, por ejemplo, personal de limpieza, se adopten medidas como días de incapacidad con pleno goce de sueldo sin necesidad de certificado médico.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *