Ciudad de México, 26 de octubre de 2020.- Rusia insistió hoy en la necesidad de buscar una solución solo por la vía pacífica al conflicto entre Armenia y Azerbaiyán en torno al enclave de Nagorni Karabaj, tras el fracaso de una tercera tregua humanitaria.

 

Nosotros seguimos de cerca los acontecimientos en la zona de confrontación en Nagorni Karabaj. Como siempre consideramos que solo es posible una solución pacífica en ese caso, más ninguna otra, declaró el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov.

Pese a la tregua anunciada la víspera por Estados Unidos, para entrar en vigor en la mañana de este lunes, esa medida apenas se cumplió, pues de inmediato surgieron acusaciones mutuas de su violación por ambas partes.

Desde Azerbaiyán, el ministerio de Defensa acusó al mando militar armenio de ordenar el cañoneo de poblados en la periferia de Nagorni Karabaj, incluido contra la ciudad de Terter.

El presidente azerí, Iljam Aliyev, explicó que cinco o seis cazas F-16 turcos se encuentran en su país. Esos aparatos llegaron durante unas maniobras conjuntas con Turquía y luego se quedaron en Azerbaiyán con el comienzo del conflicto, el 27 de septiembre pasado, recordó el estadista.

Aliyev admitió que, en caso de una agresión externa contra Azerbaiyán, podría apelar al empleo de las naves de guerra turcas.

De su lado, el ministerio armenio de Defensa señaló que fuerzas azeríes emplean sistemas reactivos coheteriles Smersh contra zonas de Nagorni Karabaj, incluida la aldea de Zardarashen, en la región de Martun.

Asimismo, la referida dependencia, reconoció desde Ereván que las tropas azeríes se hicieron del control de la ciudad de Kubalti, tras una ofensiva a gran escala lanzada en las últimas horas con participación de mercenarios y militares foráneos, destacó el citado ministerio.

Por su parte, el primer ministro armenio, Nikol Pashinian, informó sobre un intercambio telefónico con el secretario norteamericano de Estado, Michael Pompeo, a quien advirtió sobre la dificultad para poner en práctica la tregua anunciada desde Washington.

El diferendo en torno a Nagorni Karabaj se remonta a 1988, cuando Armenia y Azerbaiyán formaban parte de la Unión Soviética. A finales de 1991 se iniciaron las acciones armadas hasta 1994, cuando se pactó un armisticio auspiciado por el Grupo de Minsk.

Rusia, Francia y Estados Unidos fungen como copresidentes del grupo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *