Ciudad de México, 22 de octubre de 2020.- El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva pidió hoy la destitución del mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro por cometer un crimen contra el pueblo de Brasil al negarse a comprar la vacuna china contra la Covid-19.

 

‘Si la sociedad, los partidos y parlamentarios necesitaban una razón para discutir el impeachment (juicio político), Bolsonaro acaba de cometer un crimen contra la nación al decir que no comprará la vacuna y faltarle el respeto al Instituto Butantan y a toda la comunidad científica’, escribió Lula en la red social Twitter.

El excapitán del Ejército ordenó el miércoles cancelar el acuerdo anunciado un día antes por el Ministerio de Salud para adquirir 46 millones de dosis de la vacuna CoronaVac, desarrollada por la biofarmacéutica china Sinovac en asociación con Butantan de Sao Paulo.

‘Si Bolsonaro no cree en la eficacia de la vacuna, que no se inyecte. Pero el papel de un presidente de la República es permitir al pueblo tener la vacuna a su disposición… (con su negativa cometió) la mayor irresponsabilidad de un gobernante que jamás haya visto’, rasgueó el fundador del Partido de los Trabajadores.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria en marzo, originada por el coronavirus SARV-CoV-2, causante de la Covid-19, el exmilitar incurrió en un delito de responsabilidad más de una vez, según opinan abogados.

Brasil registra cerca de 156 mil muertes por el patógeno y un poco más de cinco millones 300 mil infectados.

De acuerdo con el portal de noticias Rede Brasil Atual, en julio, el profesor de derecho constitucional Pedro Serrano comentó que, en tiempos de extraordinaria legalidad, como los de ahora, el jefe del Ejecutivo solo debe actuar por deber.

‘No tiene libertad legal ni política para actuar con la voluntad, sino con lo que recomienda el consenso científico. Esta ilegalidad de Bolsonaro caracteriza un crimen de responsabilidad. Está poniendo vidas en riesgo’, alertó Serrano en la ocasión.

Para que se abra el proceso de impeachment, el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, debe estar de acuerdo. Luego, un comité examina si se debe dar o no continuidad.

Si la acusación es por un delito común, el juicio caerá en el Supremo Tribunal Federal; pero por un crimen de responsabilidad en el Senado.

Durante esta fase, el presidente es removido del puesto por 180 días. Si es absuelto, vuelve automáticamente a su cargo; si resulta condenado, es destituido de forma inmediata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *