Ciudad de México, 30 de octubre de 2020.- Este año, el mundo entero enfrenta la pandemia de COVID 19, la cual ha alterado la vida de las personas y las comunidades, los gobiernos y sus instituciones, pero no ha impedido la realización de las funciones sustantivas de investigación, protección y difusión del patrimonio cultural de México, las cuales tiene encomendadas el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), destacó su titular, Diego Prieto Hernández, al inaugurar, vía remota, el 21 Encuentro Nacional de Fototecas.

En un video, presentado durante el inicio de la actividad académica, el antropólogo envío felicitaciones a Patricia Aridjis y a Gabriel Figueroa Flores, ganadores de la Medalla al Mérito Fotográfico, la cual se otorga en el marco de este evento anual; asimismo, reconoció a la Universidad Panamericana (UP) por sumarse a este ejercicio cultural, creando una importante sinergia con el INAH y, en particular, con la Fototeca Nacional, organizadora de esta reunión sobre el quehacer fotográfico.

En la transmisión del evento, efectuada a través del canal de INAH TV en YouTube, el director general del INAH expuso que la Fototeca Nacional y el Sistema Nacional de Fototecas (Sinafo) constituyen y han favorecido la revalorización de la fotografía como fuente para la investigación de la sociedad y de la mentalidad del mundo moderno.

Aseguró que, como centro de difusión y reflexión sobre la cultura fotográfica, ambas instancias del Instituto han impulsado, desde hace más de dos décadas, los encuentros nacionales de fototecas, espacio de reunión para intercambiar ideas y discutir sobre la fotografía, desde diversas perspectivas y disciplinas.

“Es de esta manera que el INAH, como parte de la Secretaría de Cultura y a través de la Fototeca Nacional, no sólo conserva, valora y difunde a la fotografía como expresión cultural, sino también reflexiona sobre la misma, con la finalidad de documentarla como parte del conocimiento histórico, antropológico, iconográfico, sociológico, simbólico y artístico de la sociedad mexicana, favoreciendo y aportando también a un conocimiento más profundo a la cultura fotográfica del país y del mundo”, anotó Prieto Hernández.

Previamente, en la inauguración virtual, como parte de la campaña “Contigo en la Distancia”, de la Secretaría de Cultura, el director de la Fototeca Nacional del INAH, Juan Carlos Valdez Marín, indicó que la realización a distancia del vigésimo primer encuentro, es muestra de que el INAH cumple no solo con la salvaguarda de los bienes culturales que tiene bajo su resguardo, sino que favorece también a la difusión como una tarea prioritaria.

En su intervención, la encargada de la Coordinación Nacional de Difusión del INAH, Rebeca Díaz Colunga, detalló que, al día de hoy, se han celebrado 20 encuentros nacionales con asistentes de, prácticamente, todos los estados de la República y de diversos países de Asia, Europa y América. Derivado de la pandemia que se vive a nivel mundial, se decidió realizar esta edición a distancia, gracias a la sinergia de las autoridades y la comunidad de la UP.

Manifestó que estas reuniones sobre la fotografía y sus acervos, han servido, además, para posicionar a la Fototeca Nacional entre la nueva comunidad fotográfica, cuyos antecesores vieron en ella e, incluso, apoyaron a una institución que contribuiría a colocar a la fotografía al mismo nivel que las otras artes.

Por su parte, el rector de la Universidad Panamericana, Santiago García Álvarez, tras agradecer al director general del INAH, por invitar a esta casa de estudios a sumarse al esfuerzo para la realización del evento, destacó que “hoy por hoy, la Fototeca Nacional, con su acervo de más de un millón de piezas y el resguardo de la inconmensurable riqueza visual mexicana, se ha convertido en un eje de la vida fotográfica a nivel internacional”.

La participación de la UP, indicó, se concreta con la exposición fotográfica virtual 20-20, organizada junto con otra institución educativa de hondo calado, la Escuela Activa de Fotografía. “Los alumnos de ambas casas de estudio han compartido un punto de mira: la situación de la pandemia, y nos permiten ver con sus cámaras lo que todos estamos viviendo”, compartió.

 

Medalla al Mérito Fotográfico

Posteriormente, la fotógrafa Patricia Aridjis, ganadora de la Medalla al Mérito Fotográfico 2020, tomó la palabra para hablar de su reconocimiento y dedicó, en un conmovedor mensaje, la presea a todas las mujeres de su vida: “Hace tiempo pensaba que le daba voz a las personas que fotografiaba, ¡qué petulancia la mía!, todas las personas que he fotografiado son las que me dan voz a mí, soy yo a través de ellas”.

Así, brindó el galardón a su abuela Josefina Fuentes, “que fue una de las personas que me arropó en mi infancia”; a su mamá María Luisa Perea, “a quien le debo el regalo de la existencia y de manera inesperada y prematura se fue, aunque mi papá la traiga a la memoria cada vez que puede y eso permite que esté viva. Va también esta medalla para Imelda Elizondo, una mujer de corazón enorme, mi mamá sustituta, a ellas les debo gran parte de lo que soy”.

De igual forma, dedicó el reconocimiento a todas las mujeres que ha fotografiado, a las que rompen esquemas y llenan espacios amplios con su cuerpo y su empoderamiento; a las que han sufrido la pérdida de un hijo por muerte o desaparición; a las nanas amorosas que han dedicado su vida a los otros, algunas renunciando, incluso, a sus propios hijos.

“Agradezco que me hayan otorgado este importante reconocimiento, representa un gran compromiso para seguir con mi labor de fotógrafa, con la entrega que siempre he puesto en ella. Mi anhelo es seguir fotografiando hasta que sea muy viejita, espero que, para ese entonces, las cámaras sean más ligeras”, comentó.

Por su parte, el fotógrafo Gabriel Figueroa Flores, otro de los galardonados con la Medalla al Mérito Fotográfico, afirmó que su destino fue sellado cuando entró, por primera vez, al cuarto oscuro de su tío Roberto, cuando este no estaba, con la intención de “buscarse”, profesionalmente hablando, labor que ha seguido por muchos años, con trabajo y perseverancia, apoyado de las nuevas tecnologías, “ese cuarto oscuro se ha convertido en un cuarto de alumbramiento”.

Evocó que tuvo la fortuna de conocer a grandes maestros de la fotografía como Manuel Álvarez Bravo, pero Gabriel Figueroa, su padre, le dejó mucho trabajo. “Creo que en unos 20 años voy a poder superar esta cuestión de la figura paterna pero, mientras tanto, estoy trabajando su legado: explorarlo, imprimirlo, divulgarlo, eso ha sido para mí un honor y una labor de amor, de la cual estoy muy orgulloso”.

Manifestó que este reconocimiento es un aliciente para seguir siendo fiel a su deseo, y agradeció a su compañera de toda la vida, Margarita Mancilla, por su “crítica tan dura, madura y tan amorosa”, porque sin ella su trabajo sería menos riguroso.

Tras la inauguración del evento, prosiguió la conferencia magistral titulada Imagen y pandemia, dictada por el director del Museo Nacional de Antropología, Antonio Saborit García Peña, quien expuso diversas imágenes, fotografías, grabados y pinturas, alusivas a las pandemias que han azotado el planeta, que han quedado en el imaginario colectivo como “una señal del fin de la vida en el mundo”.

El 21 Encuentro Nacional de Fototecas concluye este 30 de octubre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *