La zona metropolitana del Valle de México presentó entre enero y lo que va de abril niveles elevados de contaminación por ozono y partículas PM2.5, a pesar de la disminución de vehículos, señalaron expertos en gestión ambiental.

Indicaron que el ozono y las partículas PM2.5, continúan siendo altas al igual que en años anteriores, a pesar de que durante el periodo de referencia se redujo el flujo vehicular derivado del llamado “Quédate en casa” por la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19.

Los expertos de Sistemas Integrales de Gestión Ambiental S.C. advirtieron que durante ese lapso los niveles de ozono han superado el máximo diario permisible en una hora, de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-020-SSA1.

“En la práctica se trataría de una circunstancia equivalente a la aplicación sostenida de medidas de contingencia ambiental en fase I y en fase II”, alertaron.

Precisaron que hay altos niveles de contaminación por material PM2.5, que son partículas inhalables suspendidas en el aire con un diámetro varias veces menor a un cabello humano.

“Observamos que las concentraciones de PM2.5 tampoco se han reducido por la cuarentena, y se mantienen en niveles preocupantes que con frecuencia sobrepasan los picos de los valores máximos permisibles definidos por la normatividad”, apuntó Alejandra López Villalobos, experta en mitigación de gases de efecto invernadero.

Señalaron que el aumento de contaminación puede ser por la actividad fotoquímica en la atmósfera que genera importantes volúmenes de partículas secundarias, así como Condiciones de estabilidad atmosférica y baja dispersión de contaminantes.

Además de que “los vehículos diésel no han reducido su actividad, hay incendios forestales y quemas agropecuarias, así como temperaturas más altas que aceleran la formación de ozono”.

Los especialistas anotaron que de acuerdo con estudios realizados, “existe una correlación entre la contaminación, la mala calidad del aire y una mayor incidencia de contagios de COVID-19”.

Puntualizaron que el periodo de emergencia sanitaria “representa una ventana de oportunidad para que el gobierno federal active los mecanismos de coordinación con las autoridades locales y expertos para mejorar la calidad del aire y, por ende, la salud de los mexicanos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *