CDMX a 13 de abril de 2020 (Noticias México).- El senador Ricardo Monreal Ávila respaldó la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de no contratar deuda pública al país para enfrentar la crisis ocasionada por el COVID-19.

En el artículo «Acordar y consensuar, no dividir ni confrontar» publicado en su blog https://ricardomonrealavila.com, el coordinador de Morena en el Senado hace un repaso de la deuda pública en México en los últimos años de las «recetas que desde 1982 fueron adoptadas como dogma y que dieron lugar a la intensificación de la pobreza y a la ampliación de la desigualdad».

Sin referirse a alguien en particular, el presidente de la Junta de Coordinación Política acusó a «grupos» que se resisten al cambio de régimen de aprovecharse de la coyuntura por la crisis sanitaria para presionar con la contratación de deuda para crear un paquete de estímulos económicos «encaminados a apoyar a las grandes empresas».

Con el análisis, Monreal Ávila fundamenta el aumento de la deuda pública desde la «época neoliberal», aunque no ve malo el alza por sí misma.

En algunos países, enfatiza, el endeudamiento ha servido para el incremento de la productividad, e incluso tienen montos por encima de su Producto Interno Bruto.

«Lo que resulta negativo es que los recursos que todas y todos los mexicanos tenemos que pagar hoy en día como consecuencia de este endeudamiento hayan ido a parar a proyectos que no se reflejan en una mejora económica de la población», menciona el texto.

Además, en México, la deuda fue utilizada de manera «poco ética, pues se tomó el dinero de todas y de todos los mexicanos para después beneficiar a una muy pequeña minoría».

La deuda en 2018 era de 10.8 billones de pesos, según el senador, con el equivalente a un costo aproximado de 90 mil pesos por persona. Aunque, agregó, en la presente administración federal «se han logrado estabilizar y mantener los niveles».

Monreal Ávila cuestionó «para qué han servido los rescates y el endeudamiento, y de que manera podrían, ante la crisis actual por la pandemia, atender las necesidades urgentes de las personas más vulnerables sin hacerles pagar los costos del rescate».

Así, el morenista celebró la decisión del mandatario de no repetir las acciones del pasado, a pesar de la «exacerbación» de algunos integrantes de la clase empresarial, «sin darle prioridad a la atención de los millones de personas que difícilmente se verían beneficiadas de un endeudamiento».

No obstante, dijo que el gobierno no está cerrado al diálogo, por lo que llamó a llegar a acuerdos. «Aún falta mucho por hacer para volver a la normalidad; lograrlo de manera rápida y eficiente dependerá de la capacidad que se tenga para no alejarse del camino del entendimiento. En estos momentos, lo sensato es acordar y consensuar, no dividir ni confrontar», concluye el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *