CDMX a 27 de julio de 2020.- La senadora Nancy de la Sierra Arámburo y el senador Raúl Bolaños-Cacho Cué buscarán que el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático explique las implicaciones negativas que podrían originarse en materia de emisiones de gases efecto invernadero, debido al recorte presupuestal a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP). 

 

Asimismo, la legisladora del PT y el legislador del PVEM, solicitarán al Instituto que exponga si dicha disminución presupuestal podría ocasionar la posible pérdida de biodiversidad, afectaciones a la calidad del aire y qué relación tendría con el nuevo Coronavirus, entre otras consecuencias. 

 

Mediante un punto de acuerdo, recordaron que el pasado 23 de abril se publicó en el Diario Oficial de la Federación el “Decreto por el que se establecen las medidas de austeridad que deberán observar las dependencia y entidades de la Administración Pública Federal”, con el cual no se ejercerá 75 por ciento del presupuesto disponible de las partidas de servicios generales, materiales y suministros. 

 

Con esta medida, expusieron, la operación de la CONANP se ha limitado en gran medida y sus funciones han sido debilitadas, pues el recorte que se aplicó equivale a 45.9 millones de pesos menos de su presupuesto. Aunado a ello, se impedirá el avance en materia de desarrollo sostenible. 

 

Por ello, consideraron urgente y necesario que, en atención al cumplimiento de la Agenda 2030 y al principio de progresividad de los derechos humanos, se asegure la capacidad operativa de la CONANP con un presupuesto suficiente, que le permita llevar a cabo sus funciones en favor del derecho al medio ambiente. 

 

Refirieron que representantes de la sociedad civil han reaccionado a dicho recorte y han urgido al Gobierno de México a que lo reconsidere. Indicaron que el WWF advirtió que esta disminución de presupuesto “provocará la paralización de las actividades fundamentales que realiza la CONANP, incluyendo el trabajo en proyectos productivos con comunidades, la atención de incendios y la protección de sitios que proveen servicios ambientales.  

 

Además, la CONANP se verá obligada a cerrar decenas de oficinas en campo, sin posibilidad de continuar realizando acciones de apoyo a comunidades, atención a riesgos ambientales, vigilancia y monitoreo. ]Se pone en riesgo la oportunidad de conservar espacios naturales en los que se encuentra la solución que requiere el planeta para evitar pandemias como la que actualmente enfrenta la humanidad, advirtieron. 

 

Los senadores señalaron que aún no es posible determinar qué pasará con los casi mil guardaparques que provienen de comunidades locales, que resguardan áreas naturales protegidas, ni con los más de 800 emprendimientos comunitarios que existen. 

 

Por otro lado, consideraron necesario que el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático explique la importancia de diseñar políticas de reducción de emisiones, destacando el papel que juegan los ecosistemas capturando parte de los gases de efecto invernadero, específicamente en el contexto de la pandemia del Covid-19. 

 

Está comprobado que la mala calidad del aire es un factor de riesgo que puede agravar la enfermedad de quienes se contagian con el nuevo virus, de ahí, la importancia de que el Instituto lleve a cabo estimaciones en materia de generación de gases de efecto invernadero si la CONANP deja de ser operativa en los próximos cinco meses restantes del 2020. 

 

Nancy de la Sierra Arámburo y Raúl Bolaños-Cacho Cué consideraron que la CONANP debe contar con los recursos que le permitan continuar y mejorar los servicios ambientales que provee, como parte del deber constitucional del Estado de respetar el derecho al medio ambiente de todas y todos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *